¡Bienvenidos a nuestro especial para salir del clóset!

Este especial es una invitación, sobre todo, a asumirnos y a reconocernos, con todos nuestros errores, rarezas y problemas. A abrazar todo eso que somos, que nos construye día a día y que nos hace perfectos.

|
nov. 29 2016, 1:15am

Ilustración por: Gavilán.

Ilustración por: Gavilán.

Salir del clóset.

Esta es quizá una de las expresiones que más hemos "quemado" en las últimas décadas, sobre todo desde el comienzo de este milenio. Pero ha sido una expresión necesaria. De alguna manera teníamos que nombrar ese acto de reconocerse y asumirse voluntariamente como persona homosexual dentro de una sociedad muchas veces señaladora y punitiva, quizá temiendo el juicio de la familia, de los amigos, de los desconocidos. Incluso de nosotros mismos.

Esta expresión utiliza el clóset como alegoría, ese sitio oscuro donde uno a veces mete la ropa que no ha planchado, tiene las medias sin emparejar y los zapatos sin embolar, ese sitio perfecto para esconder, ocultar y encerrar los secretos, las verdades que solo tienen permiso para quedarse con uno y con nadie más. Salir de él significa ventilarlo todo, exponerlo todo, iluminarlo todo, y esa es solo una parte, porque salir del clóset también implica enfrentarse al mundo que está afuera, revelarle eso que se mantenía oculto.

La expresión está vigente desde desde el siglo XIX, cuando un personaje alemán llamado Karl Heinrich Ulrichs empezó a comunicarle a sus allegados que se consideraba homosexual y uranista (término antiguo para denominar a las personas transgénero), y empezó a escribir ensayos activistas donde exigía abiertamente los derechos de estas comunidades, que en ese entonces eran perseguidas y encerradas debido a que en ese entonces en Europa la homosexualidad era considerada delito.

En 1869 Ulrich utilizó por primera vez la expresión de "salir del clóset" para animar a todas las personas homosexuales a dar la cara ante la sociedad, dando a conocer abiertamente sus preferencias sexuales. Él mismo ya lo había hecho dos años antes en público, exigiendo además la eliminación de las leyes que iban en su contra, sin obtener mucho resultado.

La expresión entonces ha perdurado por casi 150 años para referirse a lo mismo, y últimamente el concepto se ha extendido para abrazar otros tipos de salida de clóset relacionados con lo cultural, lo religioso, lo político, lo social y hasta lo musical.

En THUMP siempre hemos sentido que esta expresión se relaciona con muchas de las temáticas con las que nos metemos a diario. Por eso, decidimos que era momento de hacer un especial que se enfocara solo en eso, en salir del clóset, entendiendo este concepto como una salida aplicable a muchas situaciones, que van desde el clóset sexual hasta el clóset musical, pasando por el clóset de género y el clóset psicoactivo, un término que ya ha utilizado el equipo de Échele Cabeza desde antes y que significa enfrentarse como consumidor consciente de sustancias, exigiendo los derechos y cumpliendo con los deberes que este término implica.

Queremos hacer este especial porque sabemos que en cada uno de nosotros existe ese armario, ese sitio oscuro donde ocultamos a la vista de todos, e incluso a la nuestra, todos esos placeres culposos, gustos, desórdenes y secretos que no queremos enfrentar.

Pero aún así somos y hacemos, no lo podemos evitar. No podemos negar lo que tenemos adentro, eso que nos determina. De hecho, resulta tóxico y nocivo. Y por eso, este especial de THUMP es una invitación a eso, a sacar los trapitos al sol, a decirle al mundo en la cara que somos gays, que somos trans, que queremos ser mujeres u hombres, o lo que sea, o que no sabemos qué queremos ser ni que tampoco nos importa mucho. Es una invitación a que nos quitemos el látigo cuando pensamos en el consumo responsable de sustancias psicoactivas, o cuando nos acordamos de lo mucho que nos gusta la guaracha. Es una invitación, sobre todo, a asumirnos, a reconocernos y a abrazarnos, con todos nuestros errores, nuestras rarezas y nuestros problemas, con todo eso que somos y que nos construye día a día. Y que nos hace perfectos.

Durante los próximos días en THUMP vamos a poner sobre la mesa todos esos temas tabú, esos temas de los que nadie quiere hablar pero de los que nos toca hablar. Vamos a desmontar juicios de valor, a desarmar, a rearmar, todo para poder entender y entendernos mejor. Aceptarnos. Querernos. Combatir uno de los principales males de esta sociedad, que es justamente negar el espejo, y darle fuerza al valor último que habita al fondo de la pista de baile: liberarnos. Perder el miedo.

Con este especial, vamos a salir del clóset. Te invitamos a hacerlo con nosotros.

***

Atentos a este especial que se nos viene, por lo pronto sigue a THUMP Colombia en Facebook.