noticias

La polémica de Jeremy Underground dejó ver otra cara del underground

La discusión entre el artista francés y los promotores escoceses Abstrakt se convirtió en una pequeña novela con muchas preguntas de fondo.

Thump Colombia

Thump Colombia

En el transcurso de la mañana del miércoles, un hecho bastante particular atrajo la atención de una buena parte de la comunidad electrónica en redes sociales. Abstrakt, un nuevo colectivo radicado en Edimburgo, la capital escocesa, publicó en su página de Facebook un comunicado en el que exponían públicamente al artista Jeremy Fichon, mejor conocido como Jeremy Underground, por los requerimientos –aparentemente– desmedidos de cara a su presentación en dicha ciudad. Asimismo, mostraban una serie de capturas de pantalla en las que supuestamente la agencia del artista los amenazaba de manera intimidante.

Dentro de los polémicos pedidos hechos por el artista, conocido principalmente por su podcast 530 para Resident Advisor en B2B con Motor City Drum Ensemble, se encuentra un hotel de 5 estrellas con sauna y gimnasio. Pero, según relatan los promotores, el agente exigió que el hotel fuera, sí o sí, el Hotel Sheraton Grand, en el cual la noche más económica cuesta £614 euros. Rápidamente, la noticia se esparció y los comentarios en contra del artista francés se acrecentaron, incluyendo una mención del propio RA en apoyo a los promotores pequeños.

El día de hoy, ambos involucrados se volvieron a pronunciar con respecto a la situación. Jeremy Underground aclaró que, luego de conversar esta mañana con el promotor de Abstrakt, pudo hacerle saber que gran parte de lo sucedido se debe a una mezcla de errores de comunicación y malentendidos entre las tres partes: él, su agencia y los promotores. Además, confesó que está dispuesto a reponer todo el dinero que se ha desperdiciado por su polémica fecha, abriendo la posibilidad de poder organizar una fiesta con entrada libre por su cuenta. Abstrakt, por su parte, también anunció que el selector galo se comunicó con ellos para ofrecerles disculpas, y pidieron parar los malos comentarios en contra del mismo.

Una pequeña novela que deja abierta la pregunta sobre cuánto de underground tiene el underground hoy en día. ¿Realmente se valoran a los promotores pequeños en nuestra escena? ¿Hasta qué punto un artista no comercial puede exigir comodidades que parecieran ligadas al mainstream? Tal como decía nuestra colega Nathalia Guerrero en su columna El underground nace y muere, no se hace, "Rendirse a que lo que se entiende por underground hace mucho tiempo dejó de serlo en la escena electrónica nacional (y en muchos casos la global), para pasar a ser un papel regalo con el cual se envuelve todo: desde producciones musicales hasta fiestas. Nos estamos negando rotundamente a respetar esa muerte de las cosas ocultas cuando empiezan a ser populares y estamos intentando revivir un muerto que no va a resucitar; un muerto que debería ser triste y bello a la vez, porque cada muerte, cada salida a flote, reafirma el hecho de que todavía hay mucho moviéndose debajo de esta gran superficie".