Quantcast
conversaciones

Cómo mezclar con integridad, según John Digweed

Probablemente nunca hará una colaboración con A$AP o Kanye, pero a pesar—o quizá a causa—de todo eso, John Digweed es aún uno de los DJs más influyentes de la historia.

David Garber

David Garber

No lo verás en el escenario principal de casi ningún festival. Sus tracks no figuran entre las posiciones privilegiadas de Beatport. No te rociará con Dom Perignon ni te lanzará pasteles a la cara. Y probablemente nunca hará una colaboración con A$AP o Kanye. Pero a pesar—o quizás a causa—de todo eso, John Digweed es aún uno de los DJs más influyentes de la historia.

Digweed empezó a mezclar a la madura edad de 15 años, cuando la mayoría de nosotros no éramos siquiera unas serpenteantes líneas en la "presa" de nuestro papá. El éxito le llegó en 1993, cuando consiguió un gig después de otro advenedizo, un colega llamado Alexander Coe—mejor conocido como el mesías del techno/deep house, Sasha; en el Renaissance Club de Mansfield en el Reino Unido.

Digweed se hizo famoso al empujar un sonido de house progresivo que eventualmente explotó a finales de los noventa y principios de los dosmiles a través de Europa y Norteamérica. En la ciudad de Nueva York, refugios de música house como Tunnel, Limelight, Paradise Garage y Twilo florecían. Tanto Digweed como Sasha tenían una residencia popular en Twilo, donde veneraban a Digweed por tocar sets maratónicos que usualmente duraban entre 8 y 12 horas... hasta que Twilo y muchos de los bares previamente mencionados sufrieron redadas y fueron cerrados por el Sargento Aguafiestas aka Rudy Giuliani, alcalde de NYC.

El fin de la época hedonista de la vida nocturna neoyorkina fue sólo un tropiezo momentáneo dentro de la larga carrera de John Digweed. Desde entonces, ha establecido el sello internacional Bedrock Records, ha lanzado innumerables álbumes (Incluyendo una serie de "Live In" impresionantes), y hasta tomó el trono de la lista Top 100 de DJ Mag en el 2001.

Pero eso fue hace más de diez años, y la posición ahora le pertenece a Hardwell, un DJ con casi la mitad de edad que Digweed, que está moviendo un sonido bastante diferente, para un público más diferente aún, en una época diferente. En una soleada tarde de viernes, tuve el privilegio de sentarme con Digweed en su hotel de SoHo para discutir la carrera de casi 25 años del ícono.

THUMP: Estás de regreso en Nueva York presentando un set como headliner en el Marquee. Has tenido una larga relación con esta ciudad, siendo tu residencia en el Twilo lo que arrancó tu carrera. ¿Cómo ha sido ver la evolución de la cultura de club aquí a través de los años?

Cuando Twilo y otros clubs como Tunnel estaban en su pico, había literalmente miles de personas afuera todas las noches. El Alcalde Giuliani no estaba encantado con ese aspecto de ir de fiesta. A muchos de estos clubs los cerraron, y existía un tipo de temor [sentido por] dueños y promotores. Si te gastabas 10 millones de dólares para abrir un club y lo cierran 6 meses después, es una inversión masiva tirada a la basura.

John Digweed en Twilo en NYC

Creo que ha habido una entrada de inversiones en años recientes, y la confianza ha regresado a la cultura nocturna. Entre más clubs existan, más gente parece salir cada noche. Los bares están llenos tanto en Manhattan como en Brooklyn, así que no existe esa mentalidad de "este sitio abre y le roba la gente al otro." Creo que lo que ha sucedido con la creciente inversión en clubs underground es genial, especialmente porque esos lugares no se basan en venta de botellas—se trata más de la música.

¿Crees que ese sentimiento de positivismo de los noventas haya regresado?

Pues, cuando piensas en lugares como Twilo, definitivamente no existía esa cultura de servicio de botella. Se trataba de la pista de baile, 90%. No había lugar para sentarse y si no estabas bailando estabas en la barra. Realmente era una de esas dos opciones. Creo que eso es lo que era chévere—la gente iba ahí porque querían soltarse de todo durante 9, 10, 11, 12 horas— el tiempo que quisieran quedarse. Creo que eso es lo que está volviendo a pasar ahora. La cultura underground está experimentando un resurgimiento y la gente está experimentando la paleta de muchos DJs nuevos. La confianza está ahí, lo cual es sano para la escena.

¿Cómo ha sido el último año de tu carrera? ¿Te sientes feliz con donde te encuentras como un artista en este momento?

He tachado casi todo de mi lista en cuanto a mezclar y mi carrera, por lo que he podido escoger las presentaciones que quiero hacer. No siento tanta presión y lo disfruto más. Siempre he disfrutado el reto de ir a un sitio nuevo y tratar de ganarme a un público nuevo. El año pasado tuvimos 2 álbumes en vivo, el álbum Versus, una residencia en Ibiza y festivales de todos lados—no hay mucho tiempo libre después de eso y estoy más que ocupado como para querer hacer más de lo que ya hago.

¿Ha sido difícil mantenerte equilibrado a lo largo de tu carrera?

Creo que el permanecer equilibrado realmente tiene que ver con cómo entraste a la escena. Yo entré a todo esto con una pasión por la música pero era un tiempo en que no existían los DJ superestrellas. El DJ era probablemente el tercero en la lista de razones por las cuales iba una persona a un antro. Iban porque querían tomar, levantar, bailar. No era como es ahora que la gente va específicamente para ver tocar a un DJ.

Así que para mí, era estar en un club y querer hacer bailar a la gente, no porque quería que me vieran. Amaba la música y quería un lugar en donde pudiera tocarla. Me tomó mucho tiempo lograr ser exitoso y pasé muchos años sitios en antros que no eran para nada chéveres. Pero finalmente te llega esa oportunidad y todo empieza a arrancar. El hecho de que pasé tantos años trabajando para llegar a donde estoy me hace mucho más humilde. No quiero ser una superestrella ni un showman. Sólo soy una persona normal. Aún tengo que sacar la basura cuando llego a casa. [se ríe]

Hay tantos DJs ahora con una mano en todo, ya sea moda, TV, revistas u otros aspectos de cultura. Parece que todos quieren ser vistos y volverse tan famosos como sea posible. ¿Estás de acuerdo?

Siempre lo he visto de esta manera: ¿Quieres hacer un sprint o correr una maratón? Siempre he querido estar en esto tanto tiempo como pueda. Si quieres demasiado, puedes llegar a sobre-exponerte y tu carrera durará menos al final.

Hay tantos jóvenes productores comprando software, haciendo tracks y de repente ya son número 1 en la radio. ¿Crees que la música dance ha perdido un poco de paciencia?

Eso se trata más sobre lo que sucede al tener internet. Antes sólo había una imprenta de vinilos y tenías que dar tus discos a unas cuantas personas y esperar un par de semanas para recibir alguna retroalimentación de su parte, y quizá lograr que te metieran a una tienda de discos. Tal vez vendían algunos y te avisaban si querían más copias. Era un proceso mucho más largo y a menudo tomaba tres a cuatro meses para que un disco pegara.

Ahora alguien pone algo en SoundCloud y el mundo entero puede tenerlo, descargarlo y escucharlo inmediatamente. Así que no es el hecho de que nos hayamos vuelto impacientes sino más bien que todo está ya ahí para quien lo quiera y es fácilmente accesible. Hay cosas positivas y negativas de todos estos cambios.

¿Cuáles son algunas de las negativas?

Creo que existen menos procesos de filtración. Cuando sólo había sellos existía un proceso de filtración y selección, pero ahora la gente está evitando los sellos y lo sacan ellos mismos. Hay unas personas con talento genuino que están consiguiendo un escenario para presumir su trabajo a principios de su carrera. Pero luego llegamos a la pregunta de si pueden mantenerlo después de tener un gran disco.

¿Qué opinas sobre la necesidad de hacer un álbum en la industria de la música hoy en día?

Creo que es un concepto bonito pero se remonta a las intenciones de las personas. Cuando estás en iTunes, muchos deciden saltarse The Wall de Pink Floyd y sólo tomar algunos tracks del CD 1 o 4. Pero cuando escuchas el disco entero realmente tiene mucho más sentido y es por eso que hicieron el álbum.

Ahora la gente solamente escucha un clip de 30 segundos y deciden si les gusta la canción o no. iTunes hizo algo inteligente al poner el control en las manos del consumidor y solo comprar los tracks que quieren. Pone mucha más presión sobre el artista para hacer un álbum cohesivo y apropiado.

¿Tienes algún consejo que te hubieras dado hace 10 años?

Creo que si pudiera volver a hacer mi carrera desde el inicio hasta el final, no cambiaría nada. Los primeros cinco o seis años cuando no ganaba dinero probablemente me hicieron quien soy hoy. Ese fue un momento crítico en mi "educación" porque solía ir a tocar en los clubs por nada, sólo estaba ahí durante todo el día, armando el sistema de audio, limpiando las luces, todo eso. Y gracias a eso tengo un gran entendimiento de cómo funciona un club.

También el haber promovido durante tantos años me hace verlo desde el punto de vista del promotor. He aprendido a no llegar 5 minutos antes de tocar, hacer el set e irme. Entiendo todo el trabajo que conlleva y lo que se necesita para que una fiesta suceda.

Con todo, mi carrera ha tomado una dirección con la que me siento contento. Siempre he tocado la música que quiero tocar y en eso nunca he cedido. Cuando tocas 80% música nueva más te vale que el público esté de tu lado porque si no habrá mucha rascadera de cabeza.

Vas a estar en Miami para Ultra, donde has sido un elemento regular desde hace algunos años. No puedo evitar notar que tipos como tú, Carl Cox y Luciano van a tocar en las carpas laterales, y no en el escenario principal. ¿Estás contento con dónde quedó tu sonido?

Si tuviera la decisión entre tocar en el escenario principal o tocar en el escenario de Carl Cox, escogería el escenario de Carl porque sabes que habrá un flujo musical a lo largo de todo el día que estará más por la línea de lo que yo hago. De estar en el escenario principal, la gente querría algo más familiar y yo no les puedo dar eso. Preferiría estar donde el público quiere escuchar lo que quiero tocar. Simplemente no me funcionaría tener que seguir después de un DJ de EDM, no tengo esa energía en mi música aún cuando toque mi track más veloz y energético. La programación es super vital para el éxito de los diferentes escenarios.

John Digweed y Sasha en Ultra

¿En dónde sientes la mejor conexión con tus fans y recibes la mejor reacción a tu sonido?

Tendría que decir que en Argentina. Acabo de regresar de un tour ahí y toqué en Ultra [Buenos Aires] en marzo, que estuvo increíble. Hice una fiesta en la playa en Mar Del Plata para unas 12,000 personas durante 6 horas y media.

También toqué en Mendoza una noche de domingo para unas 6 mil personas. No estoy seguro de poder explicarlo, simplemente parecíamos tener esta increíble conexión.

Has tocado en Ibiza por muchos años. Muchas personas están empezando a comparar a Ibiza con lo que está ocurriendo en Las Vegas, ¿cuál es tu opinión al respecto?

Siempre intentan encontrar el nuevo Ibiza pero no lo encontrarán porque Ibiza ya existe y funciona y seguirá funcionando porque fue construido especialmente. Tiene los mejores clubs, las mejores playas, los mejores restaurantes, por lo que si quieres ir a ponerte loco durante 5 o 6 noches seguidas puedes hacerlo, o puedes sentarte en la playa y no hacer nada. Hay algo para todos y no estás amarrado a lo que quieres hacer. A través de los años la escena ha cambiado un poco, a veces es más comercial y a veces más underground. Puedes ir a escuchar a Richie Hawtin o a David Guetta.

He tocado en Las Vegas un par de veces y ha estado bien. Definitivamente está más orientado hacia un público de turistas. ¿Alguna vez habrá un sitio underground creíble y realmente bueno en Las Vegas? Creo que tomará mucho trabajo. Tienen un público pasajero, por lo que será difícil construir una base real de seguidores para el underground. Creo que será algo que quizá se lleve a cabo los lunes por la noche y será para la gente que no quiere escuchar un disco que ya conocen durante 5 horas. Para mí, Las Vegas parece tratarse más sobre el negocio y hacer dinero. No los veo queriéndose arriesgar por algo que no es seguro.

***

David vio a John Digweed por primera vez a las 10AM en Barcelona un domingo—después de chingarse una botella de tequila con dos amigos. Buenos tiempos.@DLGarber