Depresión, soledad y drogadicción: cuando ser DJ se convierte en un asunto de salud mental

Desde Avicii hasta Carl Cox, los DJs han comenzado a compartir los riesgos de su trabajo.

|
jul. 8 2016, 1:00pm

Image from Avicii's Facebook


Sigue a THUMP México en Facebook


Este artículo se publicó originalmente en THUMP Australia.

La vida de un artista de gira parece un sueño: te trasladan en avión a lugares nuevos y exóticos, te pagan para que hagas el trabajo de tu vida que es tocar en una tarima y ser admirado, tienes a gente haciendo fila para decirte lo maravilloso que eres y te bañan en todo el alcohol, coca y sexo que podrías desear.

Pero hay una batalla diaria escondida detrás de esas fotos que salen en Instagram de jets privados y piscinas lujosas de hoteles: soledad, patrones irregulares de sueño, largas semanas, o incluso meses lejos de tus amigos y seres queridos, picos y depresiones turbulentos en tu carrera y una cultura endémica de beber y tomar drogas en exceso. Todo eso ejerce presión en la salud mental de los artistas de gira, y en el último año, más y más de ellos han comenzado a abrirse sobre cómo sus trabajos soñados los han llevado a lugares oscuros.

"Cinco años de gira y bebida en exceso ya habían mandado [a Avicii] al hospital dos veces".

Avicii se retiró de la música dance este año a la edad de 26, alejándose de ofertas con presentaciones increíblemente lucrativas y una carrera en su cumbre. Cinco años de gira y bebida en exceso ya habían llevado a la estrella sueca al hospital dos veces.

La leyenda neoyorquina del house, Erick Morillo, también reveló recientemente que su vida cayó por un espiral descendente cuando su carrera se sumergió: su subsecuente adicción a inyectarse ketamina casi le cuesta un brazo.

Benga, el pionero del dubstep, regresó de dos años sabáticos luego de ser diagnosticado con esquizofrenia y desorden bipolar, causados, o al menos enmascarados, cree, por años de giras en exceso y abuso de drogas.

El apasionado productor deadmau5 también reveló su propia batalla con "problemas de depresión" a finales del año pasado; incluso el imparable don del techno, Carl Cox, le dijo a Mixmag que está bajándole a su cronograma de giras del próximo año porque le da miedo "quemarse". Cox dejó la bebida, las drogas y el cigarrillo luego de un problema de salud hace 14 años, pero incluso estando sobrio y saludable no puede aguantar la falta de sueño y el constante cambio de huso horario que viene con las giras internacionales.

Relacionado: Ir de fiesta con depresión es diferente a lo que podrías pensar

Se supone que ser un DJ y productor exitoso es uno de los trabajos más maravillosos del mundo. Entonces, ¿por qué hay tantos artistas de alto perfil quemándose de forma tan espectacular?

"60% de los músicos encuestados por la organización de beneficencia británica Help Musicians dijeron que han pasado por una depresión..."

Estudios académicos demuestran que trabajar en las artes puede significar una pesada carga en la salud mental de cualquiera, sea que estés haciendo el dinero justo para vivir o recibiendo cheques millonarios en tu penthouse de Las Vegas. El año pasado, la Universidad de Victoria sacó un reporte relacionando a la prevalencia de problemas mentales entre profesionales del arte con bajas remuneraciones, largas horas y condiciones inseguras de trabajo. 60% de los músicos encuestados por la organización de beneficencia británica Help Musicians dijeron que han pasado por una depresión; horas anormales de trabajo, problemas financieros, trabajos y giras irregulares fueron nombrados entre los principales problemas.

Pero incluso aquéllos en la cima del éxito están en riesgo de tener problemas de salud mental. La privación del sueño, la soledad de las giras y muchos meses lejos de las redes de apoyo de familiares y amigos, un círculo de colegas competitivos y críticos, haters en internet, y un trabajo caracterizado por tener altas increíbles y bajas aplastantes: todo puede juntarse para hacer una vida miserable, incluso para la mayoría de artistas exitosos. Junta todo eso con un estilo de vida repetitivo que usualmente es sinónimo de comida rápida, falta de ejercicio y consumir drogas y alcohol en exceso: tendrás todos los ingredientes para la desesperación.

Vijaya Manicavasagar es la Directora de Servicios Psicológicos en el Instituto Black Dog, una organización sin fines de lucro encargada de investigar y tratar enfermedades mentales. Manicavasagar le contó a THUMP que estar de gira de forma frenética pone a la gente en riesgo de adquirir problemas de salud mental, no sólo porque la falta de sueño y el estilo de vida poco saludable hacen muy difícil mantener tu "humor y emociones estables", sino también porque festejar como si no hubiera un mañana puede enmascarar problemas subyacentes.

"Si se sienten tristes o ansiosos, pueden atribuirlo erróneamente a un 'bueno, es que he estado festejando en exceso, estoy crudo, no importa', sin poder darse cuenta de que, de hecho, hay un problema subyacente allí", dice Manicavasagar.

Igualmente, fluctuar entre las altas y bajas de festejar constantemente puede enmascarar los escarpados síntomas del desorden bipolar. Usualmente, la gente con ansiedad o depresión festeja incluso más para tratar de sentirse sociable.

"Buscan cosas que ya han intentado en el pasado y que tal vez les han servido para levantar el ánimo" dice Manicavasagar, "pero puede que no sea tan buena idea hacer eso para enmascarar o compensar la depresión o un problema de ansiedad, cuando lo que se necesita es ayuda profesional".

"Incluso si no eres alcohólico, puede ser muy tentador no sentir, soltarse y estar en una burbuja con alguien más" –Lousiahhh.

La estrella de Bromance, Louisahhh sabe lo mucho que puede afectar estar de gira y festejar. Ha estado sobria por más de una década, pero incluso viviendo sanamente, siente el efecto de largas semanas solitarias en la carretera –especialmente cuando estás de gira solo, o en países donde no hablas el mismo idioma y moverte es difícil.

"Es decir, sufro de ansiedad y depresión", Louisahhh le dijo a THUMP. "No cuentas con un ancho de banda emocional para amortiguar los desafíos. A veces me siento trastornada siendo una persona sobria de gira, como si estuviera en un plano totalmente diferente a todos con los que interactúo. No hablo con nadie hasta que llego al club y todo el mundo está borracho o drogado, no en la misma onda que yo. Eso también se siente muy incómodo. Lo entiendo, el alcohol es un hermoso lubricante social. Incluso si no eres alcohólico, puede ser muy tentador no sentir, soltarse y estar en una burbuja con alguien más".

Relacionado: Precaución, esto es todo lo que debes saber sobre la Ketamina

La estrella italiana del bass, Crookers, es otro que conoce del encanto de festejar como nunca sólo por diversión, y luego festejar para seguirles el ritmo a los demás.

"Recuerdo a uno de mis amigos cercanos diciéndome '¡amigo, te ves de la chingada!'"- Crookers.

"Cuando comencé a salir mucho de gira me encantaba emborracharme y dormir 30 minutos cada noche mientras me divertía con chicas de por ahí", le cuenta a THUMP. "Nunca experimenté con drogas, pero lo único que recuerdo fue un par de años en los que me sentía 'enfermo' todo el tiempo. Despertarme todos los días con resaca e ir a un nuevo aeropuerto no era tan divertido y cool como la gente imagina, y luego entrar a ese círculo vicioso de 'beber para sentirte mejor', que tampoco era divertido. Recuerdo a uno de mis amigos cercanos diciéndome '¡amigo, te ves de la chingada!'".

Eventualmente, Crookers tuvo que dejar la bebida y comenzar a hacer ejercicios, adaptándose a un nuevo estilo de vida durante las giras que es "más parecido a cómo saldría de gira un atleta que un DJ".

"[Sabía] que si continuaba con esa vida loca me perdería muy rápidamente y todo sería más difícil de arreglar", dice. "Me he dado cuenta de que en general, después de que comencé a cuidarme más, girar se volvió mucho más fácil y más sostenible mentalmente que antes".

"Nunca habría sido capaz de hacer esta parte mi carrera sin estar sobrio", añade Louisahhh. "Mis problemas [de alcohol y drogas] me llevaron a un lugar realmente pequeño muy rápidamente. Mi vida se convirtió en un radio de cinco cuadras entre mi departamento y el departamento de mi dealer".

Hay signos de advertencia muy sencillos, dice Manicavasagar, que pueden señalar si alguien está pasando por algo más que una resaca constante: la inhabilidad persistente para dormir, el cansancio e irritabilidad; los sentimiento de ansiedad o miedo; o la fijación por cosas, sustancias, actividades o comportamientos", son todos signos de que alguien pudiera necesitar ayuda profesional (que podría tomar la forma de cualquier cosa, desde herramientas online, autoevaluación, como esos disponibles en el Black Dog Institute, y hasta una visita a un médico de cabecera para una asesoría y posiblemente una referencia a un especialista).

...Nunca hace mal estar al tanto de lo duro que es el estilo de vida de las giras (incluso si es sólo para hacerte sentir mejor sobre tu espantoso trabajo de oficina).

"[Si] no están haciendo las cosas que solían hacer, o disfrutando las cosas que solían disfrutar, o si se dan cuenta de que no pueden volver a un equilibrio, que no pueden devolverse a lo que ellos consideran un estilo de vida normal, entonces sí, creo que deberían buscar ayuda", dice Manicavasagar.

Eso no quiere decir que es imposible vivir como un Rolling Stone y mantenerte de gira como uno de ellos también –hay muchos grandes artistas por ahí, algunos de ellos ya casi en sus 50, quienes todavía tocan noches intercaladas y finalizan cada show con numerosos shots. Pero nunca hace mal estar al tanto de lo duro que es el estilo de vida de giras (incluso si es sólo para hacerte sentir mejor sobre tu espantoso trabajo de oficina).

"Para los que no están familiarizados con los problemas del estilo de vida, pareciera como si estuvieras viviendo tu sueño", dice Louisahhh. "No tienes un trabajo de verdad, eres un DJ, puedes ver el mundo. La realidad de la situación es que no, tienes un horario retorcido y estás realmente lejos de casa, nadie entiende verdaderamente cómo es, excepto las personas que hacen esto, ¿sabes?".

"He visto gente –no sé cómo lo hacen porque esto es muy duro para el cuerpo– no dormir por, como, cinco días porque tocan, van al aeropuerto, están crudos y destrozados en una habitación de hotel, tocan, van al aeropuerto... Poner a tu cuerpo a pasar por eso es una locura".

"Es una vida loca desde el principio y creo que no es para todo el mundo. Yo entiendo totalmente el por qué la gente se va o desarrolla problemas mentales", dice Crookers. "Conozco a muchos DJ que están sumamente deprimidos un día y al otro están saltando de diversión. Esas personas sufren de la loca naturaleza de 'la vida de gira' y siguen haciéndolo de todas maneras porque lo necesitan, lo aman y es necesario para ellos".

Nick Jarvis está en Twitter aquí.

Continúa leyendo:

Aprender música durante la niñez ayuda a evitar la depresión y ansiedad como adulto

¿Qué hay realmente en el Éxtasis que tomas?

¿Cómo detenemos las muertes por drogas en los festivales?