Quantcast

Conoce al hombre que renunció a su trabajo para poner una escuela de DJs

Val Anzaldo

Val Anzaldo

La música puso mi vida en su lugar.


Sigue a THUMP México en Facebook


Arturo Mejía es un hombre joven que tiene la pasión tatuada en el rostro. La primera vez que supe de él fue a través de un correo que recibí donde me contaba sobre su proyecto El Bedroom, acordamos que visitara mi oficina de inmediato. El nombre me era familiar, alguna vez alguien me había hablado sobre El Bedroom, una escuela en una recámara (literal) donde aprendías a producir música electrónica; en aquel momento me pareció que todo era una broma. Meses después, Arturo estaba sentado conmigo contagiándome de su entusiasmo y pasión por la música demostrando que esto era todo menos una broma.

¿Qué debo estudiar si quiero ser DJ o Productor?

Arturo es un ejemplo de la ambición alimentada por la pasión de un verdadero melómano electrónico. Dejó un trabajo estable y la vida cómoda para aventurarse a participar con la comunidad creativa de la Ciudad de México, creando una escuela para ser DJ/productor; todo desde cero. Platicamos con él para que nos contara su historia y así, tal vez, inspirar a la siguiente generación a hacer las cosas sin miedo. Quizá el siguiente gran emprendedor musical se encuentre entre nuestros lectores.

El Bedroom actualmente

THUMP: Cuéntanos sobre ti, ¿cómo era tu vida antes?

Arturo: Tengo 33 años, antes de iniciar con el Bedroom trabajé 10 años para corporaciones de consumo masivo. Mi último puesto fue Gerente de Logística para Latinoamérica de una empresa especializada en cremas para el cutis femenino.

¿Cómo es tu relación con la electrónica?

No soy DJ, ni productor, soy un amante de los sintetizadores. El primer día que giree la perilla del filtro pasabajas del Moog quedé envuelto. A partir de ahí me dediqué a coleccionar sintetizadores. En mi depa había un Moog, un Virus, un Prophet y demás juguetes. La idea del Bedroom surgió como una necesidad de usar el equipo que había comprado y que yo mismo no podía usar por falta de tiempo. Un amigo, que es productor, comenzó a dar las clases y yo me hice cargo de las redes sociales. Ahí fue donde descubrí un talento oculto que no sabía que tenía.

Así es como termina: ¿Cuál es la forma perfecta de terminar un set?

Arturo Mejía, fundador del Bedroom

¿Cómo decidiste aventarte a realizar el proyecto?

El momento decisivo que me hizo pensar que el proyecto tenía futuro fue un día que estaba en la oficina y Ramon Bostich mandó un mensaje por Facebook que decía: ¡Excelente sitio! fuerte abrazo. Para ese momento, Ramón era sólo un ídolo con el que nunca había hablado antes. Salté de la silla y le restregué mi sonrisa al resto de los godinez que no sabían lo que había pasado. Con el tiempo tuve la oportunidad de conocer a Ramón y a Pepe Mogt y pude confirmar su grandeza y enorme sencillez. Ellos quieren que más gente haga música electrónica y creo que el Bedroom está alineado con esa visión.

Nortec en el Bedroom

¿Cómo inició El Bedroom?

Todo inició en mi propio Bedroom, modifiqué mi departamento para darle paso al proyecto. Mandé todos mis muebles a la casa de mis papás en Puebla y me quedé sólo con mi cama. Traje mesas y sillas usadas de un restaurante en quiebra que algún día intenté arrancar en Tulum un par de años antes. Con eso y unos controladores MIDI iniciamos las clases. Al principio todo iba orientado a la producción de música en general pero nos dimos cuenta que la necesidad estaba en la música electrónica, así como en las técnicas de DJing y Live set.

Mi vida no estaba bien, la neta. Todo lo hacía mal, tenía un puestazo, una súper nave (prestación de la compañía) y viajaba por todo el mundo sin un problema. Pero por dentro estaba hecho mierda, después de 10 años llenando hojas de Excel y teniendo que aguantar al resto de mis compañeros godinez con pensamiento servil pensaba que debía haber algo más para mi. Intenté varias veces salir del sistema poniendo negocios enfocado únicamente a hacer dinero. El restaurante en Tulum había sido mi último intento y no salió bien. Cambié la estrategia y decidí hacer algo que me gustara mucho aunque no me dejara dinero. "El dinero va y viene", decía un amigo de la prepa. Y así fue, inicié el Bedroom de manera paralela a mi trabajo. Un año después estaba listo para renunciar.

Mira la primera presentación en vivo de Kraftwerk, los verdaderos padres del techno

Primera clase de el Bedroom

¿Cuál es el objetivo principal al crear el Bedroom?

Fui al festival BPM en 2011, para ese momento no conocía nada de música electrónica que no fuera EDM, llegue ahí por casualidad. Hernán Cattáneo tocaba en Blue Parrot para la víspera de año nuevo. En ese momento cambió mi perspectiva de la música para siempre. Más tarde, me di cuenta que había muchas fiestas de música electrónica. En su mayoría eran los DJs extranjeros los que atraían a la gente. Fue un poco triste para mi darme cuenta que muy poco era el apoyo para los artistas nacionales. Pensé que sería bueno enfocar el proyecto del Bedroom a darle apoyo 100% a los artistas de la escena nacional incluidos por supuesto los chicos formados en el Bedroom. Esto nos metió en la jugada y permitió volver el modelo de negocio en algo competitivo contra el resto de las miles de escuelas de DJ existentes.

10 supergrupos electrónicos

Después de Nortec, mi mayor referencia de un artista mexicano haciendo cosas diferentes fue Siete Catorce. La primera vez que escuché sus tracks voló mi mente. No podía creer lo que estaba haciendo. Más tarde decidí hacerle una entrevista para el canal de YouTube del Bedroom. El tipo era genial, lo invitamos a comer pizza y platicarnos de sus experiencias. Recuerdo cuando dijo: yo sólo toqué en el Vive Latino por el sonido que se cargan. Nos reímos un rato con todo lo que nos contaba; ahí me di cuenta que el artista nacional está buscando hacer arte y vivir el sueño de hacer bailar a otros con su música. La codicia y la avaricia no tienen lugar en las mentes mas geniales que tiene la escena mexicana.

¿Cómo fue el día que dejaste tu vida de oficina?

El día que renuncié estaba en Guatemala a punto de volar a Costa Rica por un tema de trabajo. Le pedí a mi ahora ex-jefe un momento para hablar. Había mantenido oculto mi proyecto a los ojos de los altos mandos, sólo mis amigos más cercanos sabían lo que hacía en mis horas libres. Sin embargo cuando le dije que quería renunciar no lo tomé por sorpresa. Se me notaba en la mirada hacia tiempo que no estaba nada feliz haciendo lo que hacía. Sólo me dijo: no tienes hijos, no tienes esposa, es momento de hacerlo, ahora o nunca. Siempre le voy a agradecer su apoyo. En realidad es el mejor jefe que he tenido y facilitó mucho el que yo pudiera diseñar el Bedroom durante un año entero, antes de renunciar, sin perder mi estabilidad económica.

Un año después tengo una hija y una pareja increíble...de pronto todo se acomodó y la música puso mi vida en su lugar.

Escucha al resto de la nueva escena nacional, graduada del Bedroom, aquí.

Conéctate con el Bedroom en: Facebook // Soundcloud // Sitio

Val es Coordinadora Editorial de THUMP México, está en Twitter.