Quantcast
Photo by Joel Fowler, Design by Christopher Classens. Drum machine featured Elektron Analog Rytm.

Los 50 Mejores Tracks del 2015

THUMP Staff

THUMP Staff

Lo más alto de la música electrónica de este año.

Photo by Joel Fowler, Design by Christopher Classens. Drum machine featured Elektron Analog Rytm.

Mientras el 2015 se acerca a su fin, nos damos cuenta que ha sido un año lleno de acción para la música dance y electrónica. En THUMP estaremos recordando lo mejor y lo peor a lo largo del mes y este día comenzamos con los 50 mejores tracks del año. Las selecciones en esta lista reflejan un año caracterizado no sólo por producciones fantásticas e innovadoras, sino por haberse desvanecido la línea entre géneros y escenas más que nunca antes. Desde las chillantes alturas del EDM hasta las vibraciones subterráneas del dubstep, la lista muestra que en el 2015 no importó quién hacía la música, todo lo que importó fue que sonara bien.

Para escucharlas todas en una sola sesión, dirígete al final de la nota hasta nuestro playlist de Apple Music.

50) Sudanim - Seydou

Los productores del sur de Londres y fundadores del sello Her Records nos traen la furia y la tormenta en "Seydou". Su estridente y sucia paleta de sonidos e intrincados poliritmos agregados a un muro de sonido de seis minutos se sienten igualmente diseñados para el clímax de una película o el momento cumbre en la pista de baile. Sus ondulados movimientos parecen llegar a un nivel de energía más alto con cada pico. Como Hans Zimmer para la generación Rage, o el moombathon cruzándose con Game of Thrones. —Gigen Mammoser

49) Florist – Marine Drive

Florist es un diseñador gráfico de Vancouver y Phenomena EP es su primer lanzamiento. Con su pensativa línea de bajo, sus puñaladas dub y su filtrado break "Think", "Marine Drive" suena como algo que escuchas a través de los muros de cuartos oscuros en todas las partes a las que vas la mitad del verano. Y eso es algo digno, porque en la cubierta Florist señala que su inspiración vino de un video de una fiesta a mitad del verano en el aeropuerto de White Waltham en 1989, durante el infame segundo Verano del Amor. —Joel Fowler

48) Eric Prydz - Opus (Four Tet Remix)

Pocos tracks en nuestra lista están tan atados a una experiencia en vivo como el tortuoso rework que Four Tet realizó a "Opus" de Eric Prydz. El clímax es el centro de atención aquí. Como reporté algunos meses atrás, la casi absurda duración de la canción ha inspirado genuinas escenas sin precedentes, incredulidad compartida entre los asistentes a clubes—todos arañando y esforzándose por el drop. Si este juego con las expectativas del público ha sido disfrutado o comprendido en cada ocasión, eso es otra pregunta, pero en un año donde la línea entre lo alternativo y lo mainstream continúa desvaneciéndose, el trabajo de Four Tet en lo que podría ser una rebanada de euro-house se presenta como un logro histórico. —Angus Harrison

47) FKA Twigs - Glass and Patron

Que en muchos lados esto sea considerado casi música pop es una victoria para la cultura post-postmoderna. En el video auto-dirigido por Twigs, la iconoclasta da origen a una manada de bailarines que posteriormente participan en un combate de voguing. El track por si mismo toma la mitad de su duración para presentar un beat y posteriormente todo es glitch de baja gama que desaparecen tan rápido como te atrapan. Mientras la música pop se expande más y más cada día, FKA Twigs nos recuerda que los fans verdaderamente sorpresivos se están volviendo más difíciles de obtener, tan díficil que sólo ella puede hacerlo. —Jemayal Khawaja

46) Hunee - Rare Happiness

Presentado por el sello localizado en Ámsterdam, Rush Hour, "Rare Happiness" de Hunee despega con vocales entrecortadas antes de lentamente ir construyendo su camino con diversos pads y percusiones. Una vez que finalmente todo se acopla, entre crecientes niveles de restricción disfrutable, eres derribado por un ritmo house full-on y un alegre bombo. Un título irónico si alguna vez hubo uno. —David Garber

45) Denis Sulta - It's Only Real

Deliberadamente o no, la naturaleza prácticamente imposible de encontrar de "It's Only Real" de Denis Sulta lo ha hecho el monstruo que es hoy. Se ha convertido en el fantasma del 2015, plagando grupos de Facebook con tracks desconocidos e interfiriendo la menciones de cada DJ que lo reproduce. Haciendo a un lado el misterio, es muy obvio por qué el creciente artista de Glasgow se ha metido bajo la piel de todos este año. Esa espeluznante melodía que entra y sale sobre las traqueteadas percusiones es imposible de joder, la clase de cosa que escuchas una vez y despues pasas los siguientes dos meses tratando de cantarle a la gente, pero ni siquiera logras recrearla. Entonces una noche, sin ninguna advertencia, regresa a tu alcance y es como si nunca se hubiera ido. —Angus Harrison

44) Jack J - Thirstin'

Tras el hipnotizante "Something on My Mind" del año pasado, hubiera parecido casi una tarea imposible. Sin embargo, el hombre de Pender Street Steppers lo hizo con estilo. Una vez más presenta una toma relajante del house melancólico por la cual su región es conocida, esta vez en el sello de Washington D.C, Future Times. Jack J presenta su propia calmante y romántica vocal en un track que flota dejando un remanente en tus venas. ¡Y eso sólo es la línea de bajo! ¡La línea de bajo! —David Garber


43) Empress Of - Kitty Kat

"Let me walk away/let me walk away," canta Empress Of de Nueva York en "Kitty Kat". Pero no la confundas con una canción de ruptura. El track está dirigido a la plaga que acosa a las mujeres en las calles todos los días. Empress Of hace un poderoso llamado contra el sexismo, resultando en algo que no puedes dejar de pensar en tu rutina de las 2:26. —Dylan Coburn

42) M.E.S.H. - Epithet

El productor berlinés M.E.S.H. (aka Jamie Whipple) produce éxitos de club atmosféricos que re imaginan el espacio y ritmo en la música dance. "Epithet" el track que abre su álbum debut Piteous Gate, une diferentes velocidades de ritmos en síncopa, creando contrastes entre ondulantes sonidos de campanas e intensos patrones de percusiones. El efecto es una visión musical que refleja la inestabilidad de la era digital. —Claire Wang

41) Prurient - Frozen Niagara Falls (Portion One)

Dominick Fernow es uno de esos tipos que viste mucho de piel y hace música intensamente cómica primeramente dirigida a otros tipos que visten mucho de piel y hacen música intensamente cómica. En lo que podemos estar de acuerdo es que los chicos que visten de piel y "empujan los límites" y "exploran las transgresiones" dejaron de ser interesantes en 1987, más o menos. Pero dejando de lado la totalmente jodida intensidad, resulta que productores como Fernow aún son capaces de mezclar ruidos rasposos en formas completamente nuevas. Ha tenido un año relativamente tranquilo bajo su alias de Prurient, lanzando sólo dos álbumes: Cocaine Daugther, disponible sólo en cassette, y Frozen Niagara Falls. El último es un caótico choque de crescendos y este track es enfermizamente dañino. En el buen sentido. —Josh Baines

40) DJ Richard - Savage Coast

"Él es tan jodidamente raro y aún así me atrae como un imán con una vagina." Esto se lee en un comentario dejado en YouTube en el video de "Savage Coast", una joya Grind, el álbum debut del productor berlinés en el sello Dial Records. Y estamos completamente de acuerdo con el autor, pues el track define por mucho lo que recibirás a lo largo del disco: una oleada de sintetizadores que caen en efecto dominó, con un resultado amigable para la pista de baile o para una recamara exótica, tu decides. —Juan Pablo López

39) Galcher Lustwerk - Parlay

Ok, ok, ya sabemos, todos escucharon este track en el increíble 100% Galcher en el 2013, y de hecho era un track producido en el 2012. Pero entiendan esto: él decidió publicarlo en vinilo en el 2015 y suena igual de bien que en aquellos años. Ahora, todos juntos canten conmigo: I rock the drop top down/hanging out/you know when we come through/we bang it out.—Josh Baines

38) Cooly G - Booboo

En Amzhouse EP, Cooly G nos trajo su oscuro y sensible beat de vuelta al club, entregando cinco tracks sin pretensiones de música house de los cuales "Booboo" sobresale. Con su candente ritmo y sus seductores sampleos vocales, "Booboo" es la clase de éxito que ya está bailando y sólo te pide que le sigas el ritmo. —Michael Scott Barron

37) Rex the Dog - Sicko

"Sicko" suena jodido. Un jugueteo espeluznante por el territorio industrial. El lanzamiento en Kompakt de Rex the Dog (Jake Williams) mostró al productor usando los materiales más simples y rústicos: un estrangulado sintetizador que cacarea y gruñe contra el traqueteo de las percusiones.

Desde su publicación, el track ha sido tocado por todos desde Jackmaster hasta Joy Orbison, con un efecto devastador. Su inigualable sonido es definido por el propio productor cuando estrenó el track en THUMP como, "imagina un robot drogado, golpeando a todos en la cara sin darse cuenta." —Angus Harrison

36) Kelela - Rewind

Las primeras veces que escuché "Rewind", pensé que Kelela cantaba la palabra "Greenpoint", el nombre del vecindario en Brooklyn donde vivo. Cuando una canción de verdad te toca, puede ser fácil interpretar lo que escuchas de una forma egocéntrica, pero la música de Kelela, y particularmente esta canción de amor de la cantante de Los Ángeles, parece prestarse a la personalización.

Producida en colaboración con Kingdom y Nugget, está llena de largas y airadas vocales e impredecibles cambios melódicos, envueltos en una aureola de reverberaciones que contiene todo el misterio y la invitación de una pista de baile llena de niebla. Sus letras son contradictorias, ondeando entre el deseo de fusionarse con otra persona por completo ("Baby, don't blink when I'm watching you"), y el deseo de pisar los frenos ("I can't rewind"). El efecto acumulativo es de irresolución de carácter abierto, la que sientes cuando te estás enamorando y como con todas las nacientes relaciones amorosas, te lleva a todo tipo de proyecciones. —Emilie Friedlander

35) Axel Boman - 1979

El productor sueco, Axel Boman, alcanzó nuevas alturas este año en el sello de DJ Koze, Pampa Records, con "1979", un viaje de diez minutos que serpentea a través de ritmos hipnóticos y sintetizadores flotantes. Una fina producción atemporal con un nostálgico oleaje y estrellados sintetizadores acentuados por pitidos idiosincráticos. Una vez más, Bowman ha probado su excepcional habilidad para crear mundos sónicos de ensueño herméticamente sellados del ruido externo. —Valeria Anzaldo

34) Fort Romeau - Saku

Una de las joyas esenciales de este año vino del artista británico Fort Romeau (AKA Mike Greene). "Saku" comienza con un patrón recordativo de las producciones de Metro Area, y lentamente se va alimentando con efectos cósmicos de sonido antes de patinar en temas soñadores. Los hipnóticos tonos del track son un refugio para el Fairllight, un sintetizador básico de los 80s por el cual nombró así el EP. Seguramente se disfrutará mejor con los primeros rayos de sol golpeando el techo tras una larga, larga noche. —Tom van Haaren

33) Leon Vynehall - Midnight on Rainbow Road

"Midnight on Rainbow Road" de Leon Vynehall fue el track destacado del disco Music For Autobahns 2 de Gerd Janson, una compilación de canciones inspiradas en las autopistas alemanas. No es un logro pequeño, considerando que el álbum aclamado por la crítica incluye cortes de Joy O, Bicep, y Fort Romeau. Pero la contribución de Vynehall, la cual termina con zumbidos de autos, sobresale al tener ese distintivo sentimiento de dicha automovilística cuando conduces solo de noche, directo al paraíso de los sintetizadores, o a donde sea que te lleve el camino del arcoiris. Ni un cinturón puede prevenir que te patines con este track. —David Garber

32) Sophie - MSMSMSM

Las azucaradas melodías de 8 bits de Sophie se meterán a lo profundo de tu cerebro y te dejarán zumbando como idiota, ya sea que captes la broma o no. Este track de la productora londinense proveniente de su reciente compilación de sencillos, PRODUCT, nos recuerda el estilo, aunque no el sonido, a distancia, del pop Warholesco que Uffie y Ed Banger Records sacaban hace diez años. Es, de muchas formas, un mashup cultural y sónico, como un Nintendo en un callejón oscuro en Atlanta. Aunque el track tiene un fuerte ritmo de 808 y arpegios de Halloween, sus blips menores afortunadamente nunca están muy cerca de ser redundantes clichés de trap; incluso hay un momento desgarrador a la mitad, donde todo es interrumpido por un estrecho y pesado ambiente. Original, pertinente y jodidamente raro, "MSMSMSM", como casi todo el trabajo de Sophie, tiene profundidad a la altura de su minucioso diseño. —Gigen Mammoser

31) Jimmy Edgar - Let Me Tell U

"Let Me Tell U" es una clase maestra en simplicidad y uno de los tracks más accesibles en la carrera del artista de Detrout, Jimmy Edgar. Aunque el track tiene una longitud de siete minutos, de algún modo, no se vuelve anticuada, pues cambia de ritmos a lo largo del camino. La vocal que da título provee algo de semblanza y estabilidad entre los ritmos de staccato y para cuando los arpegios entran en el minuto seis, ya estás muy perdido en la pista de baile. —Jemayel Khawaja

30) Arca - Vanity

Los paisajes sónicos de Arca (aka Alejandro Ghersi) se estrechan desde los flecos del underground hasta las fronteras del pop, Björk, Kanye West, Kelela y FKA Twigs se han beneficiado de este toque. El sonido hipnótico y futurista de Ghersi llegó a marcha máxima en "Vanity", una violenta mezcla entre sintetizadores nerviosos y discordes de su álbum apropiadamente titulado Mutant. El abandono abstracto e impresionista con el que Ghersi distorsiona los sonidos muestra como se ha convertido en uno de los más codiciados ingenuos de la industria musical. —Claire Wang

29) Drippin - Silver Cloak

Los paises nordicos tienen una de las escenas club más emocionantes en estos momentos. "Drippin", el track que da título al EP debut del productor, es un brillante ejemplo del sonido club nórdico, sintetizadores vocales etéreos y percusiones que te recuerdan desde Chicago hasta el reggaeton. Pero lo más emocionante de Drippin y sus militantes como Slick Shoota, Kid Antoine, Toxe y Dinamarca es que la identidad sónica específica de la región es una clara muestra de que la música dance no está volviendo al fragmentado hoyo negro de géneros de internet con #hashtag. —Dylan Coburn

28) Nicolas Jaar - Fight

Nicolas Jaar pasó gran parte del 2015 deleitando y confundiendo audiencias de igual forma con una serie de sets en festivales a lo largo de Norteamérica. Casi todas ellas anclados alrededor de "Flight", un opus de ocho minutos y medio con múltiples movimientos, todos presentando tartamudeantes vocales, atmósferas casi aleatorias y un gentil toque que tuvo al público de fiesta sin detenerse. "Flight" será la piedra angular en la carrera de uno de los productores más retadores de esta generación. —Jemayel Khawaja

27) Kamixlo - Paleta

Kamixlo es un pixie-boy pelo azulado chileno-británico que vive en Reino Unido. De vez en cuando, se reúne con su equipo para tirar una fiesta llamada Endless en lugares lejanos y escondidos de los grandes clubes, como un complejo de oficinas en el sur este de Londres. Los cuartos son obscuros, vaporosos, y libres de gorilas; las bocinas son un poco piteras. Todos bailan mientras Kamixlo mezcla desde una laptop sobre una pequeña mesa y este track, "Paleta", es su himno, un tema candente que samplea una canción de Wisin & Yandel presentando a no otro sino el mismo maestro, Daddy Yankee. Mezclando grime, industrial, kuduro y cumbia, Kamixio es parte de una ola de jóvenes productores peleando por el corazón de la música dance británica lejos de su súper estrellas de vainilla. Y se la están pasando de maravilla mientras lo hacen. —Michelle Lhooq

26) Tiger Stripes - Brrr

El productor sueco Tiger Stripes tiene una extraña habilidad como productor, pero este tema es el más adictivo que ha hecho. Durante mi virginal viaje a Ibiza a principios de este año, "Brrr" me siguió por cavernosos clubes con capacidad para 6,000 personas hasta los sitios más underground donde la pista de baile era del tamaño de una sala. Si llegaba a estar insegura, el inconfundible "brrrrrr" me recordaba que, sí, era esa maldita canción de nuevo. Como la mayoría de este estilo, el gancho de "Brrr" es locamente molesto, trayéndome recuerdos de mi hermano dándome wet willies. Pero cuando se trata de éxitos de club y bromas de la infancia, no vale la pena pelear, es mejor que te rindas.

25) Commodo Gantz Kahn - Bitchcraft

Si "Bitchcraft" es el sonido del dubstep en el 2015, entonces el sonido del dubstep está gradualmente resurgiendo como algo nuevo y conquistador. El track con sonidos casi ancestrales sale de Volume 1, el álbum colaborativo del nuevo súper grupo de dubstep Comodo, Gantz & Kahn. A pesar del peso del disco, hay una delicada pieza de baile en "Bitchcraft". Te pica con precisión y carga su peso con calidad HD, agregando drama a un sonido a veces comprendido como de bajo tono y sucio. —Angus Harrison

24) Fatima Yamaha - What's a Girl to Do (DJ Haus 4/4 Edit)

Hagamos esto simple: DJ Haus, el tipo detrás de Hot Haus Recs y Unknown to Unknown llevó el desenterrado final de Fatima Yamaha y lo cambió de un introspectivo pedazo de electrónica para club a un himno gigantesco listo para Ibiza. A veces tienes que lanzarte un poco fuera de la maldita ventana. —Josh Baines

23) Nick Hoppner - Relate (The Black Madonna Remix)

Folk de Nick Hoppner fue una de esas cosas raras: un fantástico álbum house libre de rellenos. Quizá eso no debería ser una sorpresa, dado que el solía dirigir uno de los más prestigiosos sellos de house y techno del mundo, Ostgut Ton en Berghain. Deja que la nueva DJ favorita de todos, Black Madonna de Chicago, transforme "Relate" en un tema sin precedentes que parte cualquier fiesta decente en dos los últimos meses. —Josh Baines

22) Shed - Amen Garage

¿Estoy escuchando música nueva o vieja? Cuando estás escuchando uno de los alter egos de René Pawlowits, esta es una pregunta que debes hacerte. En el caso de "Amen Garage", la consulta se la debes dirigir a PCK, en un disco llamado For The Kingdom, el segundo lanzamiento de su sello The Final Experiment, el cual incluye "cosas fuera de esta galaxia llamadas Hardwax Berlin." Este track es una revitalizante toma del garage británico y los breakbeats, combinados con la severidad y fuerza de Shed es sus días más jodidos. Un negocio adecuado para el Don. —Juan Pablo López


21) Kornel Kovacs - Pantalon

El chico de Studio Barnhus ha estado en un rollo últimamente, tirando un fantástico EP en ese sello, creando el cover de house más melancólico de la historia de una canción de un filme para niños que involucra basketball y a Bugs Bunny y casualmente publicando el éxito más grande del verano desde "Summer Jam". "Pantalon", el cual surgió en junio en el sello de Glasgow, Numbers, es el sonido de cada verano que pensaste que tendrías. Es irresistible, sin sentido, caprichoso, absurdo, delicioso, con un freestyle que no hemos podidos sacarnos de la cabeza desde la primera vez que lo escuchamos. Es fácil olvidar que la música dance puede ser grande, tonta e increiblemente divertida, pero canciones como "Pantalon" son recordatorios perfectos del poder del placer puro. —Josh Baines

20) Pender Street Steppers - The Glass City

El epicentro sónico del sello de Vancouver, Mood Hut, Jack J y Hashman Deejay, bajo Pender Street Steppers, hacen tracks que representan la vibra de su ciudad y región, tranquila y libre de egocentrismo. Incluso con un título confuso que no tiene nada que ver con su hogar (dato curioso: de hecho es el sobrenombre para Toledo, Ohio), "The Glass City" reproduce el temperamento único a una T con una line de trompeta con eco, confusos beats de house y un delicado acorde de piano. Ya sea que lo tires al inicio, la mitad o el final del set, es la clase de track que no quieres que termine. —David Garber

19) Oneohtrix Point Never - Sticky Drama

Por mucho hay canciones más bonitas en Garden of Delete que "Sticky Drama." De verdad, con sus melodías vocales chillantes, sus abrasivas percusiones y su referencia al más desagradable blog de chismes, "Sticky Drama" es lo opuesto de encantador, pero eso es lo que lo hace increíble. Considerando que el profeso intento de Oneohtrix Point Never de explorar la emocional y física experiencia de la pubertad, hay algo muy honesto sobre este barrido homenaje electrónico hacia el el exceso esteroideo del radio rock de los 90s. Después de todo, ya sabíamos que Lopatin era capaz de hacer de lo peor de la cultura popular algo movido y hermoso, lo que no sabíamos es que también era un artista capaz de llegar tan lejos. —Emilie Friedlander

18) Julio Bashmore - Holding On

"Holding On" del productor de Bristol, Julio Bashmore, es una discoteca del amor de su álbum de este año Knockin' Boots. Está construida sobre un sampleo instrumental del track "Make It Last Forever" de Inner Life de 1981, vigorizada por la vocal del cantante y escritor de Chicago, Sam Dew. No hay nada explosivo en la producción del track, un gran cantante con un gancho innegable siempre sonará bien sobre lo sonidos clásicos de club y unas percusiones bien mezcladas. Pero no podemos negar que el resultado completo es mejor que la suma de sus partes. Bashmore podría muy bien dirigir el cambio que llevará a la música disco fuera de sus criptas en el Studio 54 de regreso a las listas de popularidad. —Gigen Mammoser

17) Jlin - Guantanamo

Todo el año nos ha estado aterrorizando la versión de footwork de Jerilyn Patton. De buena forma. Su inquieto e incansable Dark Energy fue uno de nuestros favoritos en el 2015 y el encantado ritmo de "Guantanamo" fue lo más destacado sin duda. —Josh Baines

16) Anohni feat. Oneohtrix Point Never and Hudson Mohawke - "4 Degrees"

"4 Degrees" apareció de la nada el pasado noviembre, anunciando su existencia al mundo en una explosión de brass sintético, timpani y cuerdas. Tiene una falta de aliento que se siente como el nacimiento de algo inspirador y de muchas formas, lo era. "4 Degrees" fue el primer corte que escuchariamos hasta ahora de Hopelesness, el disco electrónico dance experimental que el artista conocido como Antony Hegarty publicará el próximo año bajo el seudónimo de ANOHNI. Su voz fue tan misteriosa como siempre ha sido, pero llega con un nuevo nombre y un nuevo contexto, incluyendo algunas producciones cinemáticas provenientes de Hudson Mohawke y Oneothrix Point Never. Coincidiendo con la conferencia sobre el cambio climático de las NU en Paris este año, también parece anunciar el inicio de una nueva era: no sólo una en que la tierra continúa calentándose más y más, amenazando a una sexta parte de los animales y especias del planeta con la extinción, sino una donde todos aceptamos las responsabilidad personal por la dirección que lleva nuestro planeta. —Emilie Friedlander

15) Rustie - First Mythz

"Firts Mythz" fue todo un anuncio. Fue un anuncio por parte de Rustie de que INCLUSOSITUNOCREES este iba a ser un disco bajo sus términos. Bizarro, frenético, sin pasión y lleno de su singular visión, el track encapsula perfectamente su desafiante imaginación y también su particular habilidad para dirigir la euforia a través de los más extraños canales imaginables. Mientras otros cortes del álbum como "Big Catzz" y "Morning Starr" alcanzaron alturas similares de expresión maximalista, nada en el LP alcanza esta espeluznante gloria. Es más una cachetada rarita of re-trabajada felicidad. Es una de las voces más claras y fuertes de esta generación, probando una vez más que su trabajo, cuando es producido en sus términos, tiene alas. —Angus Harrison

14) Kode9 - Void

Cuando le pidieron que explicara el título de su LP como Kode9, Nothing, Steve Goodman, el jefe del sello Hyperdub, le dijo al escritor DeForrest Brown que él sólo necesitaba destacar una premisa como un punto de salto para la música. Comenzando con un concepto que estaba completamente vacío, él dijo que "produjo una clase de paraguas que contenía todas las diferentes ideas para canciones." Después reveló una más personal y devastadora razón: "También sabía que este álbum estaría vacío para mi, porque no habría Spaceape."

Como muchos de los tracks de Nothing, "Void", con sus tambaleantes breaks y vibrantes pulsos de máquina, deja que los espacios negativos hagan tanto como el espacio que llenan. La diferencia con los blancos de "Void" fue que originalmente se suponía que serían hablados por su viejo amigo Spaceape, el MC y poeta británico y frecuente colaborador de Kode9 que falleció en octubre del año pasado. Al tatar de imaginar cómo hubiera sonado la voz de Spaceape en los tracks, te das cuenta que a veces decir nada es la mejor manera de decirlo todo. —Emilie Friedlander

13) Bicep - Just

A estas alturas incluso tu madre es fan de estos chicos de Belfast. Desde sus primeros días en la escena blog, ¿recuerdan los blogs?, hasta liderar el house revival de mediados de los 90s en el Reino Unido, Andy Ferguson y Matt McBriar se han vuelto sinónimo de buenos tiempos. Es por ello que estábamos tan sorprendidos cuando este track balear, "Just" se puso a la vista a principios de año. Cualquiera que los confunda con alguien del big room house claramente no ha puesto suficiente atención, pero incluso los más duros devotos de Bicep dieron con "Just" un paso en una dirección más marcada. Suena como el soundtrack para la más perfecta after-party imaginable y no podemos pensar en mejores formas de terminar la noche. —Josh Baines

12) Hudson Mohawke - Ryderz

Con "Ryderz", Hudmo probó una vez más ser el productor raro contemporáneo que exitosamente mezcló hip hop de principios del 2000 con música dance electrónica moderna. Las percusiones y los sampleos nos traen recuerdos de advertencia de lo vintage y las producciones obsesionadas con motown de Rockwilder, DJ Premier, Kanye West y Just Blaze, una época en que Beanie y Jay aún eran cool y "Heavy Hittas" de Funk Flex en Hot 97 era la razón por la que te salías temprano del trabajo. Hudmo ha confeccionado algo mucho más delicado, un final de un minuto que permanece vivo aún cuando se apagan las luces del festival. —Dylan Coburn

11) Four Tet - Morning Side

Un track es un track, sin importar su longitud. El lado a de Morning/Evening LP de Four Tet puede durar 21 minutos, pero aún así se siente muy corto. Centrado alrededor de intensos hi-hats, cuerdas lentamente dobladas, parpadeantes notas de órganos y la repetitiva voz de la cantante Lata Mangeshkar, el track se construye como lo haría un amanecer, desde las primeras notas gentiles del sol, hasta un cielo iluminado tan lejos como el ojo alcanza a ver. —David Garber

10) Sporting Life - Badd

A pesar de originalmente ser parte de Ratking, la contribución solista de Sporting Life este año fue decididamente propia. Su álbum debut, 55 5's, estuvo lleno de cegadores tracks llenos de enorme sentimiento. A lo largo de sus cuatro y medio minutos de duración, "Badd" absolutamente se eleva, alcanzando tonos parecidos a las vocales de Kanye con aplastantes breakbeats. Por supuesto, de gran forma marca su talento como productor, pero más que eso, de alguna forma escapa al relleno de la escena, los actos afiliados, el hip-hop y el footwork, abstrayéndose en un revelador ejercicio en movimiento catártico en la música. Para un track construido con tantas cepas de "ahora", "Badd" contiene algo extrañamente atemporal. —Angus Harrison

9) Jamie xx - Good Times

In Colour, el LP debut de Jamie XX, publicado a finales de mayo, fue uno de los más anticipados del año. Mientras la recepción de los críticos fue dividida, nadie podría negar que "Good Times" con el rapero de Atlanta Young Thug y el jamaiquino Popcaan, fue uno de los tracks más soleados del verano. El relajante productor británico ganó nuestros corazones con algunos gloriosos sampleos, unas percusiones de acero burbujeantes y suficiente y exuberantes barras que ni los críticos pueden quejarse. —David Garber.

8) DJ Koze - XTC

DJ Koze es el príncipe europeo del house y techno. El nativo de Hamburgo grabó cosas llenas de rarezas del mejor tipo, pero él siempre alinea su humor con delicadas producciones, así que las bromas nunca llegan a territorios astutos. En "XTC", sin embargo, el juega relativamente recto, al menos para los estándares de Koze. Los luminiscentes sintetizadores bailan bajo la clase de percusión agresiva que lo caracterizaba cuando era el reino de Kompakt, con una mujer de buenos modales hablando encima sobre el éxtasis. En el 2015, aprendimos que todos en el club aman las canciones de amor sobre las drogas que hemos tomado en el club. —Josh Baines

7) Floating Points - Silhouettes 1,2&3

Sam Shepard dijo en una entrevista que un tiempo atrás se dio cuenta que necesitaba establecer las bases de la confianza y facilidad con sus fans para que él pudiera entrar a discos más esotéricos que quería colocar mientras hacía sets. Me pregunto si todas sus producciones hasta este punto han hecho lo mismo, cada pieza maestra melodica 4/4 se compenetra con quien escucha temas como "Silhouettes I, II, & III", con sus envolventes voces y sus delicadas frases de jazz. Quizá sólo había estado salvando esto para el mejor momento, cuando el sintiera que finalmente pudiera mostrar a la gente de qué estaba hecho. —Joel Fowler

6) Björk - History of Touches

Si Vulnicura es el gran álbum ruptura de Björk, "History of Touches" registra el momento del quiebre. I wake you up, in the night feeling/ This is our last time together/ Therefore sensing all the moments/ We've been together. Comparado con las otras canciones en el disco, es corta y dispersa y enfatiza la increíble rapidez con la que un emocional acorde entre dos personas, incluso uno construido por décadas de matrimonio, puede finalmente, decididamente, cortar. Aleteando entre texturas electrónicas producidas en colaboración con Arca, que proveen una base para que la voz de Björk descance en cada sencillo toque y cada simple cogida que ella y su amante hayan compartido, pasando velozmente frente a sus ojos. Y como la clase de amor que uno imagina que puede durar para siempre, "History of Touches" se siente perfecta, hasta que termina. —Emilie Friedlander

5) Rabit - Pandemic

Vivimos en un mundo donde la violencia es algo ubicuo. Los tiroteos masivos son tan frecuentes que el último aún está esparcido en las páginas frontales cuando surge el siguiente, sin la piedad de una bocanada de aire. Los drones graban material de bombardeos para la televisión y a veces, un pedazo de esas guerras distantes llega a nuestro mundo, explotando en salas de conciertos y dandonos un sabor del miedo que otros viven diariamente.

En esta atmósfera, "Pandemic", el sobresaliente track del álbum debut de Rabit en Tri Angle, no es sólo una pieza particularmente brutal de ruido industrial, es una declaración política. Comienza con lo que suena como un compactador de basura a lo largo de toda la ciudad, aplastando cristal y metal filtrado a través de un molino mecánico. Entonces un sangriento grito da inicio a máquinas de guerra y la voz de un niño llorando repetidamente. Finalmente, un definido ruido de metralleta dispara perdiéndose en un misterioso anillo. Podría ser el soundtrack de nuestro videojuego favorito. Pero eso es poco alivio cuando el horror en la pantalla y en la realidad son lo mismo. —Michelle Lhooq

4) Skepta - Shutdown

Este año, he sido suficientemente afortunado para ver a varios artistas tocando sus más grandes himnos del 2015 en vivo, desde Diplo con "Where Are Ü Now" mientras Skrillex se divertía en un Segway hasta Jamie xx dando una prueba de sus sampleos en "I Know There's Gonna Be (Good Times)".

Aún así, nada se acerca a presenciar "Shut Down" de Skepta el verano pasado, dos veces. Sólo algunas horas tras un destructivo performance en OVO Fest en Toronto con Drake, quien le dio a la canción su irresistible intro, Skepta lo hizo de nuevo en un club lleno donde el sudor prácticamente se escurría de las paredes del lugar. Mientras los sitios de música continúan discutiendo sobre el resurgimiento de la popularidad del grime en los clubes de norteamérica, Skepta demuestra que el único sello de aprobación que él necesita son sus fans. —Max Mertens

3) Bjarki - I Wanna Go Bang

El más grande knockout techno del año fue hecho en 40 minutos por un obscuro productor islándico en un momento de miseria. "Tuve que regresar a Islandia y trabajaba en un lugar de mierda," comentó Bjarki a la Rolling Stone. "Fui a un show de Mistress Barbara, me colé, y ahí tenían esta actitud, esta furia con la música. Yo pensé 'quiero hacer algo así'." Sampleando "2 Be Free" de DJ Deoon, Bjarki filtró la vocal en un área robótica, la cual hierve peligrosamente sobre un paisaje sordo. Cuando finalmente explota, una pequeña melodía inyecta una melodía nerviosa.

"I Wanna Go Bang" se convirtió en un hit, YouTube está saturado de video de los illuminati del techno (Dettman, Rodhad, Klock, Capriati) tirándola frente a sus enormes públicos. Convirtió a Bjarki en una estrella y sigue siendo el hit principal de su mentora Nina Kraviz en su sello трип. En un mundo lleno de sobreexcitación y basura pretenciosa, es refrescante escuchar algo que corta toda esa mierda para llegar directo al punto. I wanna go bang. ¿No es esa la razón por la que uno sale de la cama y se molesta en hacer algo? —Michelle Lhooq

2) Jack Ü - Where Are Ü Now

Las canciones que llegan a definir momentos en el tiempo raramente son construidas para ello. Nadie podría predecir que Justin Bieber sería el arma secreta detrás del gran track dance del año, y el track más rankeado de Skrillex y Diplo. Aún así, aquí estamos. "Where Are Ü Now" marcó el momento en que cualquier borde entre el EDM y el pop finalmente colapsaron. Pero lo que hace de este track algo excepcional es la habilidad de ser tanto raro y comercial; se rehúsa a comprometerse en una idiosincrasia mientras provee un inmediato rush.

"Where are u now?" Esa simple pregunta se volvió un dolor, una declaración exuberante, un lamento a través de un largo verano de un niño de la postguerra, post internet, post mundo irónico. Y en respuesta perfectamente en sintonía con nuestra era digital, la respuesta fue dada por un delfín, tocando la flauta, en el espacio. —Angus Harrison

1) Grimes - Butterfly

Este verano pasé un par de días paseando con Grimes en Los Ángeles. Hablamos sobre muchas cosas, incluyendo algunas de las preguntas más temáticas sobre lo que ella emblematiza en el ojo público, como el ser una artista pop femenina que también produce su propia música y cómo es tener una carrera y estar en una relación y cómo es ser una artista de la escena DIY de Canadá que de pronto se volvió muy muy famosa. A veces ser un periodista musical en estos tiempos post-internet se puede sentir como si tuviera poco que ver con escribir sobre música y todo se centrará en lo que la gente representa.

Pero canciones como "Butterfly" salen y de pronto sobrepasan todas las cosas que habías perdido sobre esa persona cuando tratas de destilar sus carreras en titulares y frases. En el caso de esta escritora, fue el hecho de que Boucher hizo una canción que, líricamente y sónicamente, apunta a nada sino lo simple, el simple placer de tocar música pop, imparcialmente y casi educadamente al principio, después escalando a lo largo de una serie de drops pesados y melodías que te llevan a un enorme grito. No estoy segura como poner en palabras ese grito, pero parece contener el misterio sobre por qué la gente se preocupa tanto por el pop, y por qué, quizá, a pesar de todas las cosas que ella llega a representar, una artista como Boucher pueda seguir haciéndolo. —Emilie Friedlander

  • Tagged: