Estas son nuestras cinco series de mixes favoritas de todos los tiempos

Le dimos un vistazo a los archivos que nos llenan el corazón de alegría desenfrenada casi a diario.

|
may. 23 2017, 6:05pm

No es usual que nos demos autobombo extensamente aquí en THUMP, pero complácenos esta vez: somos muy buenos con los mixes. En los últimos años, hemos sido suficientemente afortunados de albergar una suite de sets inmaculados que resaltan todo lo que amamos de la música. Desde el brutalismo de Detroit de DJ Bone a la melancolía de Manchester de Moonboots, hasta el desmadre revientacostillas de P.O.L. Style, o este soundtrack para una gran salida nocturna hecho por Or:la, muchas de nuestras sesiones favoritas personales han sido de nuestra huerta –lo que los hace tanto musicalmente gratificantes como amigables con el medio ambiente.

Podrías argumentar de forma bastante convincente que probablemente haya demasiados mixes online, porque, bueno, es literalmente cierto. Estoy seguro de que hay algo de mérito artístico en el podcast de larga data de tu tío abuelo –creo que ya vamos por el episodio 238– pero el hecho es que el trabajo del pobre idiota simplemente se pierde en el barrizal de SoundCloud, convirtiéndose en otra cosa más a la que no le darás click en un infinito paralaje de desplazamiento del mouse hacia abajo por cosas a las que no les darás click. Eso es triste –y no solo para el tío Herbie. Es triste porque devalúa el arte del mix, reduciendo algo que está, en el mejor caso, empapado del tipo de propiedad transformativa que normalmente solo asociamos o con LSD o con el queso azul, a nada más que el equivalente auditivo de la pasta para resanar.

Pero hay unos mixes absolutamente abrasadores por ahí, traspasando la mediocridad como una espada samurái recién hecha pasando por un bloque de mantequilla Lurpak. Que los mixes estén fácilmente disponibles online también le facilita la vida a todo el mundo, porque son una forma útil de escuchar buenas canciones, tanto nuevas como viejas, que puedes luego extraer y fingir que las encontraste por ti mismo. Todos en el bar pensarán que eres una leyenda por haber "descubierto" la delicia disco de Tatsuro Yamashita, "Love Talkin' (Honey It's You)", y nunca sabrán que la robaste de ese mix que hizo Beautiful Swimmers para Test Pressing. ¡La vida es increíble!

La vida es aún más increíble cuando encuentras una serie de mixes con la que realmente conectas. Te obsesionas, anticipando la próxima edición con un fervor casi religioso, y le dices a todo el mundo lo impresionante que fue ese set de Cato Canari. Con eso en mente, a continuación hay cinco series de mixes de las que simplemente no nos cansamos.

Trushmix

La hija ligeramente demente de DJ Fett Burger es, para este autor, la mejor serie de mixes en todo el planeta. Son mixes llenos de ingenuidad, estilo y canciones que probablemente nunca podrás costear porque resulta que ese vinilo artesanal de cosmic disco hecho por obreros de una fábrica en la Turkmenistán rural cuesta un varote en Discogs. Escarbar en una edición nueva de Trushmix es un poco como toparse con el buffet "all you can eat" más grande del mundo con los ojos vendados –nunca estás seguro de qué vas a encontrar exactamente, pero puedes estar seguro de que estará sabroso, caliente y te dejará hinchado de placer. Mis favoritos personales incluyen los estilos de house sumergidos de PLO Man, el set conjunto de otro mundo de Fett Burger y Sotofett, la odisea balearo-house de Telephones, la sumergida profunda dub de Jonny Rock, y este MONSTRUO absoluto del Balearic Gabba Sound System (cuyo nombre es brillante).

Test Pressing

Aunque no debería ser una gran sorpresa saber que el mejor sitio web de Balearic que existe es el hogar de los mejores mixes de Balearic que existen, siempre nos deja estupefactos lo espectaculares que son las selecciones de Apiento y Dr Rob. Y no son solo el tipo de melancolías cremosas que esperarías de grandes como el antes mencionado Moonboot. Haz una voltereta hacia atrás impecable desde el borde de un risco y hacia el océano tranquilizante del archivo y saldrás a tomar aire con deam-house de Coyote, Afro-trance de Len Leise, y una grabación de un set de Ricardo en Ku en 1984 zumbando en tus oídos. Cuando quieras escapar de los drenajes bloqueados y los sobregiros que hay en tu vida, viaja a un mundo mejor con Test Pressing.

Libra Mix

Los vatos en la sede seguramente lujosa de Libra Mix –veo un loft espacioso, buenos prints en las paredes, una bici color pastel colgando coquetamente en el pasillo– trabajan en base a algo sencillo: "Mixes interesantes de Vancouver y el mundo"; así es como se venden, y no puedes pedir mucho más que eso, ¿no? Los mixes interesantes incluyen la fenomenal obra maestra ambient de Sassy J, "There is a Love", una selección para meditación hecha por Richard MacFarlane, de 1080p, y el reluciente mix tropical hecho por el favorito de THUMP, Ruf Dug, "Island Life". Si te gusta lo relajadamente polvoriento del equipo Mood Hut, encontrarás mucho que amar aquí. Advertencia: exponerse repetidamente a cualquier mix de Libra puede hacer que mandes todo a la chingada, te mudes a Vancouver y te metas de lleno en la mota".

Dekmantel

Todos me dicen que Dekmantel es el mejor festival del mundo, y si no estuviera tan en contra de la idea de gastar un montón de dinero para básicamente pescar una cruda tan terrible que probablemente llore en un vuelo de easyJet, me iría a Amsterdam en un parpadeo. Tristemente, estoy en contra de eso, pero por suerte Boiler Room igual lo transmite prácticamente todo. También está la colosal serie de mixes del festival para deleitarse. Escuchar los 123 mixes que tiene la serie tomaría 187 horas y media. Son casi ocho días sólidos de escucha. Tal vez los puedes escuchar todos seguidos sin dormir y luego hacernos un pitch sobre eso; nos encantaría, honestamente. Con contribuidores que van de Helena Hauff a Axel Boman, de Mumdance a Autechre, el podcast de Dekmantel es para mandárselo a tu hermano menor, el que solo escucha música del soundtrack de FIFA. Su mente se expandirá y te hará responsable de su ahora voraz consumo de tachas. Disfruta.

FACT

La amiga de un amigo solía trabajar para Who's Who, y su trabajo era revisar si cada una de las personas que ahí aparecen estaban vivos o muertos. Siempre me pareció una tarea macabra, simplemente una mujer sentada en una oficina aburrida en Fitzrovia, llamando a Earl de Wilmot para preguntarle si estiró la pata o no. Eso solía hacerme pensar en la muerte y no me gusta pensar en la muerte cuando estoy tratando de tragarme una lasaña vegetariana ligeramente quemada. La muerte y la pasta no van bien juntas. El punto de mencionar eso era que la serie de 601 entradas de FACT realmente es un Who's Who de la música club contemporánea. Temeraria y ferozmente rehusándose a enfocarse en uno o dos géneros, no hay muchas series que publiquen sets de Hipsters Don't Dance, Mall Grab y Delia Gonzalez en el mismo mes. Si alguna vez queremos hacer contacto con vida extraterrestre, sugeriría enviar un disco duro externo al cosmos con todos los mixes de FACT que se han hecho. Si eso no hace que esos pequeños escuincles verdes vengan en fila india a Burnley, nada lo hará.