Quantcast
Elvert Barnes via Flickr.

La guía THUMP para salir de fiesta en pareja

Angus Harrison

Angus Harrison

¿Cómo disfrutar sanamente de noches locas estando en una relación?

Elvert Barnes via Flickr.

De una u otra forma, lograste convencer a otra persona de estar contigo en una relación. Han empezado a ver House of Cards juntos, tus papás ya preguntan cómo están los dos, tus ciclos para lavar la ropa se han duplicado lo suficiente para hacer que los recibos del agua hayan subido. Con esa armonía doméstica que de alguna forma han logrado crear, ese tema salir del nidíto de amor suena como un despropósito. Sin embargo, en algún punto, van a considerar llevar su relación a ambientes más retadores, y ninguno genera más obstáculos y preguntas incómodas que salir por primera vez de rumba (si son una pareja que no ha hablado antes de límites).

Una noche exitosa con tu media naranja puede tener un impacto profundo: nada tiene más chances de acercarte más a tu amado que sobrevivir a una noche loca juntos. Sin embargo, volver al ruedo de las discotecas podría llegar a revivir el individualismo ramplón de tus días de soltero. El club es un lugar lleno de imágenes y libertades que hacen que los ideales de la monogamia y el respecto mutuo pierdan su atractivo con facilidad.

Después de un par de tragos y alguna que otra sustancia ilegal, puede que termines convertido en una leyenda de la desconsideración. Así que para evitar que eso pase, puede que las siguientes reglas te ayuden a volver a casa con tu ser querido sin daños colaterales.


Photo via Flickr user Elvert Barnes

1. No te pierdas con tus amigos toda la noche

Una plansito nocturno puede ser una gran forma de presentarle tu nuevo amor a tus amigos, pero no seas un idiota. No hay nada más horrible que tener que enfrentar el rencor de tu pareja si la dejas sola y a su suerte en un cuarto lleno de personas desconocidas. No desaparezcas con todo tu parche a tomar mientras ves como la puerta se cierra detrás de tu pajarito, dejándolo solitario en medio de una sala con 15 personas hablando por su lado.


Así es el sexo con distintas drogas


2. Coordina una estrategia de intoxicación

Es decir: que sus tiempos de borrachera lleguen al tiempo

Si estás en un grupo grande esto no importa tanto, pero si quieren disfrutar de una noche con la compañía del otro y nadie más, vale la pena que intenten mantenerse en un estado de ebriedad parecido. Comuníquense a lo largo de la noche acerca de cómo se están sintiendo, porque la sincronía en estos casos en clave para poder disfrutar juntos de la noche.

3. No actúes como un escolta

La gran pregunta acá es: ¿Qué haces si un desconocido está coqueteándole a tu pareja? Los puedes ver, están justo ahí, mostrándole sus avances en el gimnasio y echándole chistes malos. El impulso está ahí. No quieres pelear, pero dígamonos la verdad, quieres pegarle un poquito ¿no? Parte de ti lo desea, mientras la sangre te corre hirviendo por las venas.

Pero antes de que empieces a echarlos verbal o físicamente, respira. Lo más posible es que tu pareja sea capaz de lidiar con un poquito de atención indeseada. Si en serio quieren que los dejen en paz, lo pueden resolver solos. El hecho de que tomes la situación en tus manos y te anticipes podría empeorar todo, y puedes quedar como una persona posesiva. La línea entre la caballerosidad y la actitud de escolta es muy delgada.

Si por el contrario es a ti a quién le están cayendo, tampoco corras despavorido apenas te hablen. Sé cortés y encuentra la forma de evitar que la situación se extienda.

Photo via Flickr user Ben Sutherland

4. Cuidado con las grandes declaraciones

Entendemos el momento, tu corazón exaltado y posiblemente lisérgico te haga sentir como si quisieras decirle a tu pareja que quieres darle un bebé. Hay una gran posibilidad de que sean las drogas, así que mejor guarda esa declaración para el día siguiente, de esa forma puede que se eviten un par de silencios muy pero muy incómodos.

5. Cuando se acabó, se acabó

Esta regla es complicada, pero importante. Si estas de rumba con tu pareja y alguno de los dos ya está vuelto mierda, es tiempo de cerrar la noche. Para ser claros, estamos hablando de estar seriamente hechos mierda. Si lo que pasa es que estás teniendo la mejor noche de tu vida y empiezan a tocarte el hombro porque están aburridos, estás en tu derecho de decirle que se aguante una horita más o que se vaya a dormir antes. Pero si lo que pasa es que están llevados, hablando enredado y con los ojos en la luna, es hora de encontrar la puerta de salida.

Lee también: La guía THUMP para saber cuándo parar la fiesta

6. Demostraciones públicas de afecto

No vamos a ser de los que dice "a nadie le importa, consigan un cuarto" o cosas por el estilo, porque de una u otra forma pensamos que las demostraciones publicas de afecto en las discotecas es algo positivo. Es lindo ver a dos personas queriéndose un montón entre ese mar de individuos solitarios. Simplemente intenten de mantenerse en límites digeribles para todas las audiencias y todo va a estar bien. No nos hagan decir "porfa, consigan un cuarto."

7. Ten chicle a la mano

Antes de montarte al Uber, asegúrate de tener los siguientes elementos: llaves, celular, billetera y una de esas cajitas grandes de chicle. Es buena idea para no saber a pasado cuando sea la hora de darse sus besitos de buenas noches, y para no oler a caño. Fin.


Photo via Flickr user Elvert Barnes

8. Tener sexo en la discoteca

Miren, no intentamos ser ni estar en posición de autoridad moral para habla sobre el tema. Preferiríamos lamer el piso que tener sexo frente a otras personas, pero si usted simplemente se siente distinto, pues disponga de lubricante y encuentre un rincón donde ojalá ninguno de nosotros esté obligado a verlos. No lo haga frente a todos, para eso hay clubes especializados.

Lee también: Guía para tener sexo en público

9. Irse a la cama

Por fin lograron volver al confort de su cuarto. hora de ponerse una pijama cómoda y meterse entre las cobijas calientes. Es posible que intenten tener sexo antes de caer en cuenta que los químicos que están dejando sus cuerpos les impiden rendir bien físicamente. No se den tan duro, simplemente eso sucede y es mejor afrontar la derrota y disfrutar del estado transitorio entre la comodidad y la euforia, mientras se quedan hablando de bobadas hasta quedarse profundos.

10. Piloteando el descenso

Ahora, este es el motivo por el cual decidiste meterte en una relación seria, ¿no? ¿Te acuerdas de todos esos bajonazos en soledad mientras cajeabas, comías tostadas y descargabas Tinder por décima vez? Por fin tienes compañía para esos momentos. Asegúrate de estar bien preparado: jugos naturales, cigarrillos, Doritos, chocolates, y todo aquello necesario para pasarse el día de siesta en siesta viendo Netflix 20 horas seguidas.

Básicamente, estas son pequeñas pruebas de que la edad nos está pegando, y de que algunos queremos envejecer acompañados. Si logran sobrevivir al domingo intactos pues felicitaciones; puede que sea amor verdadero después de todo.