Quantcast
Listas

Todas las vacaciones que vas a tomar a partir de los 20 años

Porque no está de más pensar en estas cosas.

Angus Harrison

Angus Harrison

Porque no está de más pensar en estas cosas.

Las vacaciones son geniales, ¿verdad? Yo acabo de volver de las mías. Me he abrasado bajo el sol, he bebido cervezas hasta el cansancio y he leído cinco páginas del libro que se suponía que iba a terminar. De todos modos, que me quiten lo bailado. Ahora ya está. Vuelvo a estar bajo la luz inclemente de mi oficina. ¿Y qué mejor modo de canalizar el hastío que escribir un cuaderno de observaciones maliciosas sobre la gente de mi edad que ahora mismo está disfrutando de sus vacaciones?

Por desgracia, no cuento con ingresos suficientes para llevar a cabo todos los planes de vacaciones sobre los que he escrito aquí, pero eso no significa que no pueda hacer generalizaciones falaces basadas en poco más que mis prejuicios personales y fotos de perfil, ¿no?

UN GRAN FESTIVAL DE MÚSICA

Entre los veinte y los treinta años, pasarás muchos veranos intentando que la combinación de los costos inesperados de la itinerancia de datos y las grandes decepciones no te hagan llorar. Tu dieta consistirá en tabaco y bocadillos de queso procesado que parece plástico, y perderás la cartera en algún punto del trayecto de 280 minutos que hay entre la habitación de Airbnb en la que te alojas y el festival. A pesar del dolor y del agotamiento —y de sólo haber disfrutado de verdad la sesión que Laurent Garnier hizo la primera noche—, no será la última vez que te encuentres en las mismas.

EL ABURRIDO PERO SALUDABLE VIAJE DE PAREJA A TAILANDIA

Está muy bien ver que la chica con la que salías en la universidad se ha vuelto a ir de viaje a Tailandia o Bali. Es mejor todavía ver que esta vez se las ha arreglado para ahorrar tiempo haciendo malabarismos con un coctel de coco en una mano mientras con la otra acariciaba la cabeza de un tigre indochino catatónico. Su enorme novio musculitos —un "entrenador personal" que parece un personaje sacado de una serie de adolescentestambién lo está pasando en grande. No solamente tiene el título de entrenador, sino que ahora, gracias a un curso de PADI que estaba a muy bien de precio, ¡también tiene el título de buzo!

Foto de Jamie Clifton

EL GRAN VIAJE A IBIZA

Antes de cumplir los veinte ya tienes que haber viajado a Kavos o Napa. Nadie quiere ver a un montón de tipos de 28 años con barba e hijos en casa sufriendo al cruzar un puente para llegar a una "fiesta de blanco" en Zante. Ibiza, por otro lado, tiene la apariencia de unas vacaciones de adulto. Hay un montón de clubes importantes con DJs a la altura y tienes la excusa tonta de que puedes irte a la otra punta de la isla para relajarte. Pero sabes perfectamente que llegarás a las vacaciones con el ímpetu de un elefante deslizándose por un tobogán.

Relacionados: Algunas personas nos cuentan sobre las peores vacaciones de sus vidas

Le comprarás a un tipo en moto una cocaína tan mala que te llorarán los ojos, saldrás a "comer bien un día" y, el último día, alguien te dibujará la palabra "tonto" en la barriga con un toque artístico y crema solar.

EL TÍPICO VIAJE DE MODERNEO A LISBOA

A estas alturas, el 34 por ciento de la población de Lisboa está formado por creativos hipsters en bermudas y con tote bags.

Foto de Bruno Bayley

IRSE DE CAMPAMENTO

En algún momento, el amigo que siempre sugiere irse de campamento se saldrá con la suya, y para cuando quieras darte cuenta, estarán todos metiendo un montón de tiendas Quechua, de esas que se abren automáticamente, en el maletero de un Opel Astra. Será divertido durante los 40 primeros minutos, pero luego alguien sacará los hongos alucinógenos, otro alguien se comerá por error una caja de pastillas para encender el fuego y a otro le tocará pasarse el resto del fin de semana en Urgencias cuidando del resto.

VIAJE A LA NIEVE

Desde luego, no es posible hablar de vacaciones —aunque estemos en verano— sin mencionar el esquí. Nunca he ido a esquiar porque soy socialista, pero he oído hablar del tema y he visto fotos. Esta es la información que he conseguido recopilar:

  • Los viajes universitarios a la nieve se resumen en montones de jóvenes veinteañeros calientes comiéndose el culo unos a otros en bungalós.
  • El 70 por ciento del equipamiento de esquí se vende a padres que en realidad nunca esquían, pero a los que les gusta hablar con los jóvenes dependientes de la tienda.
  • Para poder esquiar tienes que llevar unos lentes que se puedan etiquetar estéticamente en una categoría llamada "Pierce Brosnan".
  • Todos los resorts de esquí son iguales. Si algún tipo listo te pide que pagues mucho dinero para probar una nueva pista en Eslovaquia, no caigas. Yo te voy a decir lo que vas a encontrar: una gran colina cubierta de nieve y un montón de gente de tu país bajando por ella.
  • El snowboard es skate para pachecos con dinero.
  • Es posible que te rompas el brazo.

Relacionados: Cosas terribles que la gente rica hace en vacaciones

EL VIAJE QUE NO PODRÁS HACER A LOS 20: JAPÓN

Todos: "¿Cuál es tu destino ideal de vacaciones?". Tú: "La verdad es que siempre he querido ir a Japón". Todos: "No, no puedes: una vez estás allí, Japón es muy caro, créeme. He oído que es carísimo; no puedes ir a Japón".

Es bueno tener esta conversación cada dos meses hasta que llegues a los treinta.

Lee el artículo completo en: Vice