DJ Angle, Habibi Caramel Princess, y DJ Deep Web. Fotografía por Jen Van Houten

La nueva escena electrónica de Vancouver ya no es un club de chicos

Cada vez más mujeres e individuos no binarios están involucrándose en la música en Canadá –pero no siempre fue así.

por Cate McGehee; traducido por Ericka Álvarez
|
jul. 7 2017, 4:22pm

DJ Angle, Habibi Caramel Princess, y DJ Deep Web. Fotografía por Jen Van Houten

Este artículo se publicó originalmente en THUMP Canadá.

El pasado octubre, la 15° edición del New Forms Festival, el evento fundamental de música electrónica y arte multimedia de Vancouver se llevó a cabo dentro de una antigua tienda de electrodomésticos en el centro de la ciudad. La audiencia se reunió en el viejo edificio de A&B Sound, donde la cavernosa habitación principal del Club 560 se conecta a mezzaninas, salones laterales y a la Galería Satellite en el piso de arriba, a través de un laberinto de escaleras y pasillos.

Entre los artistas que se presentaron estuvo Minimal Violence, un dúo local de techno hecho con hardware conformado por Ashlee Lúk y Lida Pawliuk, quienes hicieron su debut en el festival. "Esa fue una de las primeras cosas que dijimos cuando comenzamos a tocar juntas", dijo Pawliuk a THUMP en una cena más temprano esa noche. "Queremos tocar en New Forms".

"Es lo más padre que puedes hacer en Vancouver", concordó Lúk.

Fotografía: Minimal Violence, por Ivanna Maria

Hasta ese momento, tocar en New Forms se había sentido de alguna manera inalcanzable. Las pasadas dos ediciones del festival solo tuvieron un acto femenino de Vancouver cada uno, pero la programación del 2016 ofreció un festín de talentos de la Columbia Británica y de Canadá, incluyendo a Rosen, x / o, y Kara-Lis Coverdale, de Montreal. Minimal Violence, quienes sacaron su EP debut en el sello de solo mujeres de Vancouver Genero, tocaron en el escenario principal la primera noche, mientras que sus compañeras de disquera D. Tiffany y Yu Su, de You're Me, tocaron en el salón lateral y la Galería Satellite en el piso de arriba.

Minimal Violence acreditan su ascenso al muy respetado festival a la fortaleza del sello, el cual fue fundado en el 2015 por Soledad Muñoz. "Genero realmente nos llevó a un nivel internacional", dijo Lúk. "Cada contrato discográfico ha venido de ahí. El booking de New Forms vino de ahí".

Genero es solo uno de los muchos influencers que apoyan a las mujeres que han ayudado a diversificar la escena electrónica de Vancouver. Más mujeres y personas no binarias que nunca están aprendiendo a ser DJs, lanzando álbumes, organizando conciertos y manejando sellos. El New Forms del año pasado se sintió como su coronación, ganada con esfuerzo después de años de tener una representación desigual en la Riviera canadiense. Conversamos con algunas de las personas que encabezan la avanzada sobre los retos que han enfrentado y lo que le depara el futuro a una nueva generación de artistas.

La Calle Granville es el infierno en la tierra en Vancouver. Es una zona de guerra en la calle a las 2 AM". - Nancy Dru

Hacer música electrónica en Vancouver nunca ha sido fácil para nadie. En el pasado, las organizaciones de arte han recibido oposición del gobierno de la ciudad desde frentes múltiples. De acuerdo a Matt Troy, los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010 fueron un gran impulso para adoptar medidas severas con los eventos de baile que se percibían como raves llenas de drogas, y las redadas no pararon después de que terminara la competencia deportiva internacional.

"En todos lados, izquierda, derecha, centro, todo se estaba cerrando", recordó el director artístico de la agrupación sin fines de lucro Vancouver Arts and Leisure (VAL). "Si no te podían llegar con los riesgos de incendio, te llegaban con el uso o con la zonificación o alguna otra cosa. La música dance es un espacio queer en el mundo, y eso no lo entienden muy bien los inspectores de incendio heterosexuales de mediana edad".

La ciudad intentó concentrar toda la vida nocturna en la Calle Granville, una vía pública principal en el distrito de compras y entretenimiento del centro de Vancouver; invirtieron $20,8 millones en el aburguesamiento del área antes de las Olimpiadas. Pero los nuevos clubes tenían filas largas, música terrible y generalmente no eran seguros para las mujeres e individuos LGBT, quienes eran generalmente abordados y agredidos en los locales y calles aledañas.

Fotografía: Nancy Dru por Thomas Nugent

"La Calle Granville es el infierno en la tierra en Vancouver", añadió la productora y DJ de techno Nancy Dru, a.k.a. Jen Pearson. "Es una zona de guerra en la calle a las 2 AM".

Como resultado, surgió el underground. Se organizaron fiestas en lofts, cafés, estudios y locales DIY que operaban clandestinamente, y muchas veces no por mucho tiempo. Emergió un nuevo sonido de estos eventos organizados por estudiantes de arte, el cual combinaba house y techno clásicos con elementos del jazz, del ambient, del rock y de la música disco de una manera que nadie antes había escuchado. Esta música exuberante y mareada ayudó a renombrar a Vancouver de la "Ciudad sin diversión" –un apodo antiguo ganado a lo largo de años de persecución a la vida nocturna– a la "Riviera canadiense", aunque esta nueva escena era la definición de "club de chicos". Las disqueras que recibieron elogios internacionales de sitios como Resident Advisor, Pitchfork y otros, 1080p (actualmente en pausa), Pacific Rhythm y Mood Hut, eran manejadas por hombres, y editaban predominantemente lanzamientos hechos por sus amigos y colaboradores hombres entre 2012 y 2015. En los primeros 50 mixes de la laureada serie Libra Mix de Mood Hut hubo solo uno hecho por una una mujer –Laura Sparrow de LNS.

"Conocía solo a otra DJ mujer… Y luego comencé a ser DJ, y creo que la gente pensó, 'Si ella puede hacerlo, yo también puedo". - regularfantasy

Ya que los hombres en la cima no estaban haciendo espacio para las mujeres en la escena, ellas tuvieron que hacerlo por ellas mismas. Y luego abrieron ese espacio para otras.

"Era muy, muy difícil en ese entonces", dijo la DJ, productora y mitad del dúo de disco oscuro Bobo Eyes (con Evelyn Manson), regularfantasy. "Conocía solo a otra DJ mujer… Y luego comencé a ser DJ, y creo que la gente pensó, 'Si ella puede hacerlo, yo también puedo".

Ella fue una de las pocas mujeres visibles involucradas en la escena temprana de la Riviera canadiense, cuando Bobo Eyes lanzó Midnight Pearl en 1080p en el 2014. La productora, que es músico de toda la vida, se interesó en mezclar con vinilos después de que cerraran su cuenta de What.CD, y todo lo que tenía para escuchar era su colección de discos.

"Es muy difícil aprender a mezclar, porque necesitas el equipo", dijo regularfantasy. "Tienes que practicar todo el tiempo. Hubo momentos en los que pensé que no podía ser parte del club de chicos porque no era un chico, así que no podía tener acceso a las cosas que necesitaba para aprender".

Se unió a un estudio manejado por hombres, donde aprendió a usar sus platos, y pasaba la mayoría de sus días allí. Ni siquiera tenía baño en ese momento, pero se quedaba despierta toda la noche mezclando rolas, orinando afuera y luego levantándose el día siguiente para ir a la escuela. Como tenía acceso al equipo, regularfantasy comenzó a enseñarle a otras a mezclar; una de sus estudiantes fue Sophie Sweetland, quien se presenta bajo el nombre D. Tiffany, y hoy en día es una de las productoras de house y promotoras más respetadas de Vancouver.

Fotografía: Soledad Muñoz. Cortesía del artista.

Poco después, la pareja se juntó y comenzó a tocar con artistas textiles, músicos experimentales y con la organizadora comunitaria Soledad Muñoz, lo que se sintió como una novedad. "Recuerdo que cuando estaba jameando con ellas pensé, 'Guao, nunca antes había jameado con una mujer", recordó Muñoz Fiegehen, "y se sintió tan bien". A partir de ahí fundó Genero, primero como una serie de eventos, y luego como un sello que desde entonces ha sacado música de D. Tiffany, regularfantasy y otras.

"Genero ha tenido un impacto bastante grande", dijo Jen Person, quien también organiza conciertos con el colectivo de techno de Vancouver Subversive. "Estoy segura de que toda esa gente estaría haciendo música de cualquier manera, pero tener a alguien local que la saque por ellas, las apoye y las ayude a conectarse ha sido muy bueno y ha hecho una gran diferencia".

Lúk y Pawliuk son promotoras con Sacred Sound Club, el cual organiza shows de techno, noise y minimal. Ambos grupos en su mayoría están manejados por mujeres con raíces fuertes en la comunidad queer de Vancouver, y su influencia en la escena electrónica de la ciudad ha sido inmensa.

En cuanto a Sweetland, cuando no está ocupada sacando música (los primeros dos lanzamientos de 1080p fueron suyos: un split con Bobby Draino en 2013, y un álbum homónimo en 2014), maneja el espacio de arte Sweetpup. Siendo un terreno de entrenamiento para muchos DJs y productores jóvenes, el espacio fue el primero en Vancouver en tener una política que requiere representación femenina en cada cartel (aunque está dispuesto a hacer excepciones en sus reglas hasta que se desarrolle la comunidad).

Sweetland también está fuertemente involucrada con Intersessions, una serie de talleres de producción musical y DJing manejada por artistas orientada a individuos LGBT y que se identifican como mujeres, que Rhi Blossom y Chippy Nonstop estrenaron en Abril del 2016. Más de un año después, el grupo ha organizado eventos a lo largo de Canadá, en Toronto, Edmonton, Newfoundland y Montreal, así como en Nueva York, Los Ángeles y Ciudad de México.


"Cuando intento juntar los carteles de las fiestas, accidentalmente siempre se me ocurren alineaciones con solo mujeres. Simplemente hay muchas mujeres increíbles… esa es una parte clave de lo que está ocurriendo hoy en día en Vancouver". - Ashlee Lúk

No tienes que esforzarte mucho para ver que la demografía ha cambiado.

El año pasado, 1080p editó discos de artistas como Jayda G, Sweetland (con el nombre DJ Zozi) y Minimal Violence. Aunque Evelyn Manson ahora reside en Nueva York, describe el excelente LP de electro-R&B del 2016 de Evy Jane, Breaking, como su "álbum de Vancouver", y THUMP nombró a "Court Vision", su colaboración con Sporting Life de Ratking, uno de los mejores tracks del año. En enero, Mood Hut lanzó Phobiza "Noite" Vol. 2, de la artista radicada en Montreal RAMZi, a.k.a. Phoebé Guillemot, convirtiéndose en el primer larga duración de la disquera hecho por una productora mujer. El mes que viene, se llevará a cabo en Vancouver el primer CURRENT, un simposio de tres días sobre música y arte electrónicos con talleres, paneles y eventos con la esperanza de "promover y diseminar contenido feminista a través de la polinización cruzada de ideas y del compartir intergeneracional de conocimiento".

Lúk y Pawliuk añadieron que también han notado una diferencia cuando organizan shows a través de su Sacred Sound Club. "Cuando intento juntar los carteles de las fiestas, accidentalmente siempre se me ocurren alineaciones con solo mujeres", dijo Lúk. "Simplemente hay muchas mujeres increíbles… esa es una parte clave de lo que está ocurriendo hoy en día en Vancouver".

Fotogtafía: DJ China Aquafina (izq) y Rhi Blossom (der) en Intersessions Vancouver. Por Jen Van Houten

Como miembro de esta nueva generación de artistas, la cofundadora de Intersessions de 19 años, Blossom, reflexionó sobre su cohorte.

"Las generaciones mayores lentamente están tomando cada vez más un lugar en el asiento de atrás, para que las personas como de mi edad, quienes tienden a tener valores más incluyentes y usualmente están más conscientes de la importancia de la diversidad y el poder de la representación, están reclamando espacios y están dando un paso al frente", dijo Blossom. "Creo que el problema no es falta de talento de productores y DJs LGBTQ+ y mujeres en Vancouver y todo el mundo, sino que son empujados constantemente por los hombres de esta industria que se sienten amenazados. Tan pronto como estos tipos puedan liberarse un poco de sus egos y comiencen a programar a la gente basados solamente en su talento sin considerar su género, estaremos más cerca de donde necesitamos estar".

Hay mucha infraestructura involucrada en ganar visibilidad como músico o DJ. En su mayoría está basada en la comunidad, lo que significa que nadie puede hacerlo solo. Necesitas maestros, modelos a seguir, equipos, locales, promotores y sellos de tu lado.

"Los modelos a seguir y el networking son clave", dijo Pearson. "Mientras más lo ves, más ocurre. Recuerdo haber tocado en Londres hace un par de años, y una chica se me acercó y me dijo, 'No había visto a una mujer en el escenario nunca –nunca'. Pude ver lo mucho que significó para ella".

Figuras como regularfantasy, Sweetland, Blossom, Muñoz y muchas otras han creado exactamente el bucle de retroalimentación positiva que describe Pearson. Claro, todavía hay mucha mierda misógina ocurriendo a toda hora en Vancouver –un año o dos no van a cambiar todo– pero mientras más lo ves, más ocurre. Los estudiantes se convierten en maestros, y ambos se convierten en colaboradores.

"Estamos haciendo esto juntas en vez de compitiendo por ese espacio único que antes existía", dijo Sweetland. "No vamos a ser parte de eso –vamos a hacer lo nuestro y a hacer nuestro propio espacio".

Cate McGehee está en Twitter.