Quantcast

10 consejos que te salvarán de tener otra maldita cruda

La resaca es tan vieja como el mismo alcohol, y nosotros estamos aquí para ponerle un alto.

Este artículo originalmente se publicó en THUMP Alemania.


Sigue a THUMP México en su nuevo perfil de Facebook


La tormenta de la cruda es tan vieja como el mismísimo alcohol. En este punto seguramente sabes como surgen, y si continúas emborrachándote, las crudas seguirán apareciendo. Obviamente hay cosas que ayudan a curarla como el ibuprofeno, agua, y tal vez una pizca de sentido común, pero todos sabemos lo difícil que es controlarse cuando la música está muy fuerte y el ambiente es increíble. Por eso, te damos 10 consejos con los que puedes seguir tomando sin tener que preocuparte por sufrir otra mañana en la que tu cabeza te duela mucho más que cuando estás en clase de ciencias.

1. Tómate una fotografía mientras estás crudo y ponla como fondo de pantalla en tu celular durante el día.

El dolor de tu última cruda estará en tu subconsciente y no podrás escapar de él. Cada que estés esperando un trago en el bar y voltees a ver la hora en tu celular o quieras responder un inbox de Tinder, recordarás que probablemente no deberías de pedir otro Moscow Mule. Incluso puedes hacer que la foto se mueva y puedes ponerla como salva pantallas y como fondo de pantalla así que tendrás un doble recordatorio para que la lleves leve.

2. Deja de tomar.

Esto es muy obvio. No hay forma de tener cruda si te pasas la noche viendo Girls. Tal vez te despiertes pensando que tu vida es una porquería, pero eso es mucho mejor que despertar en vómito.

3. Pídele a tu amigo que cuide tu cartera.

Si bebes como un pez entonces tu cartera será como una puerta. Sin dinero no hay bebidas. Por fortuna tus amigos tienen mucho más autocontrol que tú.

4. Limita la cantidad de dinero con la que sales.

Si el tercer trago ya es mucho, entonces deberías de tomar en cuenta la cantidad de dinero que gastas. Si sueles pasar al cajero antes de llegar al bar, entonces deberías de sacar una cantidad mínima de dinero que te permita comprar unos cuantos tragos y tomar un taxi que te lleve a casa.

5. Consume sólo un tipo de alcohol.

Mezclar un Fireball y un vodka melón harán que tu cerebro sienta que tanto el melón como el whisky estén en fuego. ¡Escoge uno y quédate con él toda la noche!

6. Complementa tu bebida con un vaso de agua.

Hacer esto disminuirá la velocidad con la que te emborrachas, el efecto hará magia en un buen sentido. Esto reducirá los daños de tu resaca. Ganar ganar.

7. Trata de ordenar una cerveza sin alcohol.

Si consideras que eres un poco consciente de ti mismo entonces puedes pedirle a tus amigos que cambien por ti algunas de las botellas por otra marca si que nadie se entere. Puede ser un buen experimento.

8. Siéntate con un amigo en un rincón y escucha sus problemas.

Tal vez pienses que esto podría hacerte tomar más, pero la verdad es que estarás tan ocupado escuchando a tu amigo quejarse sobre sus problemas que no tendrás tiempo de ir a la barra.

9. Pierde tu bebida en vez de tu celular.

De cualquier forma pierdes todo cuando estás borracho, así que ¿por qué no tirar ese gin and tonic en el retrete?

10. Múdate afuera de la ciudad.

Es una decisión bastante radical, pero mudarte a un lugar donde la vida tiene un ritmo más lento podría poner una pausa a tus noches de borrachera y a tus horrorosas crudas. Incluso podrías leer un libro o tal vez dos...