Quantcast

Una runfla de chamacos enojados: 5 años sin miedo de NoFM

Se trata de hacer radio libre por internet, sin pelos en el micrófono y con un eco importante entre la gente del país logra lo que muy pocas emisoras de su especie.

Ricardo Pineda

El tema todos lo sabemos pero muy pocos nos atrevemos a decirlo: prácticamente todos los medios de comunicación en México, grandes o pequeños, generales o especializados, viven coptados o al margen de los intereses de quien los alimenta, llámense marcas, socios del patronato, amigos del dueño o el Estado mismo.

Tener un site, revista, programa o un pasquín que sea de la gente, sin censura y con toda la torpeza hermosa que caracteriza el tiempo que nos estimamos jóvenes, ha sido un ideal desde hace décadas. La mayoría de los esfuerzos quiebran, crecen y se venden, o sencillamente desaparecen sin decir adiós.

En este sentido, NoFm cumple el próximo 2 de octubre, cinco años a la contra de hacer una radio por internet sin cortapisas, entendiendo los canales de comunicación como una energía urgente en la ciudad, misma que ha ido tomando formas diversas, a través de programas fascinantes, otros no tanto, algunos con olor a caguamas y desvaríos del subconscientes, pero siempre con una retroalimentación importante entre una comunidad cada vez mayor.

NoFm es un proyecto que evidentemente no llenará los bolsillos de ningún nadie, al menos no de la forma en la que está configurada. Lo increíble y de celebrarse es que se mueve, con voces que la hacen de pedo, con mentes que apuntan con ojo clínico hacia lo que genera afronta en este país, con música increíble que articula el sentir de varios de forma indecible. Lo increíble y de celebrarse es que NoFm se siga moviendo y sea un ejemplo de permanencia y resistencia.

Para Benjamín Morales, uno de sus fundadores, detrás de este aferre de media década, hay una lección importante, que "(...) no es más que una lección de amor y generosidad. Eso ha mantenido el barco a flote. Y claro, la estupidez, la terquedad, la rabia, la ceguera, la arrogancia y el rechazo al sueño Coca-Cola para entender el sueño más a la Vallejo: puro chingadazo, puro tropiezo, pura mierda y, de vez en cuando, un cielo hermoso y claro".

La honestidad de cada integrante es la suerte de esencia que guía a NoFM, como dice Morales, "Si alguien es mamón, tiene que serlo al aire; si alguien es malacopa, tiene que serlo al aire". Aunque la honestidad y el discurso de la estación son claros, no están ausentes de una crítica general, en la que el estado de las cosas es cruento y pesado, la apatía existe y el nivel de ideas no es suficiente para la urgencia de los tiempos.

Al respecto, Benjamín Morales, apunta directo y cuestiona la independencia: "(..) creo que es una discusión que no se está dando. En principio porque nadie sabe qué es eso de ser independiente. De repente hay gente que considera independientes a medios que tienen unos lazos muy extraños. Y esa tierra movediza nos toca a todos. Hasta donde lo puedo ver, la discusión está por darse. E implicaría humildad y trabajo, cosa que también es muy lejana al gremio".

"Sí puedo decir que una de nuestras luchas constantes es evitar la simplonada contestataria, los discursos manoseados y poco críticos. El gran problema del medio independiente es que, en México y muchas partes, se confunde con el asambleísmo sindical. Nuestra propuesta es relevante, en principio, porque no nos ha dado ninguna pena en decir que lo es. Al final del día, una de nuestras pocas ventajas es poder decir que no le rendimos cuentas más que de nosotros mismos y que somos mejores que muchos de los que cobran en el IMER o en otras entidades de gobierno o, más importante, en otras iniciativas privadas. Somos relevantes porque sabemos que somos muy buenos, y no es una bravuconada, es una realidad".

Desmadre y festejo

Por su parte, Cristóbal Martínez, baterista de Acidandali y Belafonte Sensacional -banda entrañable y cómplice asiduo de la estación, que además estará tocando en el quinto aniversario el próximo 30 de septiembre al lado de Vaya Futuro, Los Macuanos y Los Alan Anaya-, más que un papel o posicionamiento específico, NoFm es una suerte de "feedback de todo lo que sucede a nuestro alrededor. Nos permea en todos los sentidos y de manera natural se presenta en nuestra música. Seguramente la imagen de 'desmadre' y 'festejo' que pueda surgir de ello también es una forma de asimilarlo, expresarlo, criticarlo y darle una voz propia. Las letras tienen mucho que decir. En Destroy está la respuesta".

En donde algunos ven una runfla de chamacos encabronados, otros ven la confusión de los tiempos; salmones culturales con arrestos suficientes para decir 'cámara, ya estuvo', y transformar esa energía desbocada en un trazado inteligente, sabroso y crítico. Sus fiestas de aniversario también son prueba de ello, mismas que han ido creciendo y refinando su propuesta, en donde las frecuencias sonoras empatan de forma afortunada con las distintas visiones que fluyen en la estación.

"La música es fundamental para el proyecto y con ella moldeamos muchas de las ideas que queremos proponer. Hemos tenido la fortuna de ver florecer una cantidad de talento impresionante. Las bandas que consideramos de casa han crecido con NoFM, no gracias a la estación evidentemente, sino en un trabajo en equipo muy chingón".

Benjamín Morales afirma que cada banda que se sube al escenario en los festines y bacanales de la estación, "tiene algo que decir sobre algo que nos importa. Por ejemplo, para #NoFM5, nuestra fiesta de aniversario, vamos a estar con Vaya Futuro, Belafonte Sensacional, Los Macuanos y Los Alan Anaya. Y cada uno de ellos son una representación de lo que sentimos vale más la pena de lo que se está produciendo en México. Talento y discurso aún pueden caminar de la mano".