Quantcast
Photo of BPM Festival by aLIVE Coverage/BPM

Los cárteles y la corrupción amenazan el futuro de la escena electrónica en México

Diane Jeantet

Autoridades y locales piden la cancelación de festivales por miedo a más violencia.

Photo of BPM Festival by aLIVE Coverage/BPM

Sigue a THUMP México en Facebook


Este artículo fue publicado originalmente por THUMP EUA.

El futuro de los festivales de música electrónica en México se encuentra en el limbo después de que el Festival BPM –uno de los principales eventos del género del país– terminara en un sangriento tiroteo que dejó a 5 personas muertas y otros 15 heridos la madrugada del Lunes. El incidente tuvo lugar en un club de Playa del Carmen, uno de los principales destinos turísticos en el Caribe Mexicano. En respuesta al incremento de violencia relacionada al crimen organizado en la iconica zona de la Riviera Maya, las autoridades locales ahora están analizando la posibilidad de prohibir todos los próximos festivales hasta nuevo aviso.

Casi dos días después del incidente, las autoridades aún no han esclarecido exactamente lo que fue lo que pasó en el club Blue Parrot alrededor de las 2:30 de este lunes, cuando un hombre entró al establecimiento durante la fiesta de clausura de la décima edición del festival. El día de ayer, el fiscal general del Estado de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech, dijo que la policía local está siguiendo tres líneas distintas de investigación: extorsión, venta de drogas o un asesinato planeado. Pero mientras las autoridades trabajan en determinar el motivo, la mortal balacera del Lunes ya está amenazando el futuro crecimiento de la escena musical en el área. Oficiales locales y negocios ahora expresan su negativa al regreso del BPM el próximo año, sacando a la luz una serie de complejas tensiones entre una efervescente industria de turismo musical, el crimen organizado y la seguridad publica.

Relacionados: Así se ve Playa del Carmen después de la balacera del Blue Parrot

"Nosotros queremos [...] generar trabajos, pero en un ambiente sano y cordial, donde las familias y todos los que vivimos aquí, podamos vivir en paz", dijo Maria Elena Mata, presidente de una asociación local que representa a dueños de negocios en la región, en conferencia de prensa este Lunes. "También pedimos, y hemos tenido una respuesta positiva ante esto, que este tipo de eventos se vayan lejos de aquí. No los permitimos más. No queremos más BPM ni ninguna clase de eventos como ese." Mata añadió que el área está esperando atraer una clientela diferente y "más sana".

La repentina negativa de las autoridades ante los eventos de música electrónica, una industria que ha cobrado mucha fuerza en el estado de Quintana Roo durante la última década, responde a la muerte de 3 extranjeros y 2 mexicanos. Dos de los fallecidos fueron confirmados como parte del staff del festival. Kirk Wilson, de Canadá, era el jefe de seguridad en el evento del Blue Parrot esa noche; Daniel Pessina, de Italia, estaba en el equipo de organizadores del BPM; Geovanni Francisco Ruiz Murillo, del estado de Veracruz, México, también se cree que trabajaba para el festival. Rafael Antonio Peñaloza Pega, asistente al festival, también era de Veracruz y murió un poco después de ser trasladado a un hospital cercano; y Alejandra Margarita Villanueva Ibarra de los Estados Unidos, murió en una estampida de gente huyendo del club.

Fotografía: Exterior del club Blue Parrot. Por Aleks OI / THUMP

Los primeros disparos fueron reportados a las 2:28 AM, en la Avenida 12 a unas pocas cuadras del club, de acuerdo a fiscal Pech. Un hombre armado trató de entrar al Blue Parrot y el personal de seguridad se movilizó para detenerlo, recibiendo disparos. Además de los fallecidos, 15 personas fueron heridas. Principalmente como consecuencia de la estampida que se provocó entre la gente. Unos pocos, que se encontraron en el fuego cruzado, sufrieron heridas de bala. El cañonero huyó de la escena y aún no ha sido capturado.

Durante la conferencia de prensa del Lunes, la alcaldesa Cristina Torres dijo que ha habido tensiones en la realización del festival, entre la ciudad en general y los organizadores del evento, quienes habían batallado para cumplir con los nuevos y más estrictos protocolos de seguridad establecidos por el municipio. El BPM no respondió a la petición de THUMP para obtener algún comentario sobre las preocupaciones de seguridad en la zona. Torres también también lamentó que las autoridades estatales y federales no hubieran atacado el problema del tráfico de drogas en Playa del Carmen antes, incluyendo la amplia venta de cocaína, reportó un medio local.

Relacionados: La fiesta, un manifiesto de paz

Noticaribe, una agencia de medios de la región, ha ligado la balacera al Cartel del Golfo. Citando fuentes no oficiales, la agencia atribuyó el tiroteo a traficantes que no se les había permitido operar en el evento y que respondieron enviando a un sicario para asesinar al organizador. Otro medio local, conecta el tiroteo con los Zetas, el famoso cártel que ha sido descrito por el gobierno de Estados Unidos como uno de los más peligrosos de la región. THUMP no ha podido confirmar esta información, pero los investigadores parecen tomar esta información en consideración.

Una rápida búsqueda en Internet revela muchos comentarios publicados en foros online en donde los mismos asistentes del BPM señalan "descarada" venta de droga en los diferentes venues utilizados en el festival, principalmente sucediendo en los baños. "BPM es visto como un festival para junkies", dijo a THUMP un dueño de un hotel en Tulum que prefirió mantener su anonimato. "Con esta cantidad de drogas moviéndose y los turistas, era cosa de esperarse".

La presión de los cárteles para permitir la venta de drogas en eventos de este tipo es algo así como un secreto a voces entre los organizadores de eventos en el país. Un promotor de la península de Yucatán le dijo a Reuters esta semana que había dejado entrar a hombres armados a uno de sus eventos para vender drogas con tal de mantener la paz.

Photo of condolence message left at site of shooting by Aleks OI/THUMP

El BPM fue fundado hace 10 años por dos canadienses, Craig Pettigrew y Philip Pulitano, y se ha convertido desde entonces en una reunión global de más de 70,000 visitantes. Con el paso de los años, el festival ha tenido a headliners de la talla de Guy Gerber, Maceo Plex y Seth Troxler. (Incluso THUMP ha trabajado previamente con el festival como media partner). Otros festivales, como el Riviera Maya Jazz Festival, habían estado ya en el área por varios años antes de que el equipo del BPM llegara. Pero es el festival de electrónica al que se le da el crédito de sentar las bases de la efervescente escena musical de la zona.

Durante la década pasada, en la península de Yucatán, que incluye los principales destinos turísticos como Playa del Carmen, Tulum y Cancún, se ha convertido poco a poco en un destino para fiesteros en busca de música electrónica, cockteles de mezcal y aguas turquesas. Los promotores de eventos –uno tras otro– han tomado ventaja de la Riviera Maya, aprovechando el Aeropuerto Internacional de Cancún, el segundo más grande del país, y una creciente red de mega hoteles que atrajo más de siete millones de reservaciones en 2015, de acuerdo al Secretario de Turismo de México.

Ahora, los festivales locales, grandes o pequeños, están siendo amenazados por una potencial prohibición. En Enero de 2016, la revista XLR8R lanzó su primer "boutique festival" en Tulum, con artistas como Mike Shannon, Dauwd, Clovis, Dewalta, Roam, y Rob Garza. El festival Arena, que se describe a si mismo como el "más grande evento de electrónica para gays y lesbianas", iba a ocurrir en Febrero 1; y el Mayan Madness, un destino de spring break estaba programado para el 15 de Abril. Los organizadores del Arena expresaron su preocupación en Facebook este Lunes, pero no confirmaron a los ansiosos asistentes si el festival estaba cancelado o no.

Además del tráfico de drogas, otra línea de investigación se centra en una de las dos víctimas mexicanas, dijo el fiscal general Pech ayer. Capturado en uno de los videos de las cámaras de seguridad, el ataque parecía más bien un asesinato directo y planeado. "La persona entró directamente a disparar y a matar al ciudadano mexicano, nativo del estado de Veracruz", dijo Pech en televisión. El político agregó que la familia de la víctima le dijo a las autoridades locales que el fallecido estaba relacionado con "alguien muy importante" – un servidor público del estado de Veracruz, un estado conocido por sus altos niveles de corrupción y crímenes relacionados con el narcotráfico.

Relacionados: El nombre de BPM aparece en una narcomanta en Playa del Carmen

Las autoridades también están investigando si el ataque tuvo relación o no con una posible extorsión. Pech dijo que los organizadores y los grupos locales de crimen organizado tal vez no se hayan puesto de acuerdo con el pago de derecho de piso, una tarifa que se cobra a los negocios locales para permitirles operar sin interferencia de los cárteles.

El estado de Quintana Roo, tiene uno de los más bajos índices de homicidios en México, evaluando a 25 de 32 estados, con 159 casos reportados entre Octubre de 2015 y Septiembre de 2016. Los grupos de crimen organizado están activos en spots turísticos como Cancún, Playa del Carmen y Tulum, pero mantienen un perfil bajo. El turismo es también la mayos fuente de ingresos para el gobierno, y las autoridades están atentas para detener cualquier crimen en el área. "Es muy importante para el gobierno el mantener el lugar seguro", dijo un empleado del mismo hotel en Tulum que también habló anónimamente con THUMP.

Pero un reciente incremento en la violencia –un 13.2 por ciento desde el 2015– además de otros incidentes considerables en la Riviera Maya, han desestabilizado esta creciente industria del turismo. Solo ayer, una segunda balacera que involucraba a un grupo de hombres armados, atacaron las instalaciones de la Fiscalía de Quintana Roo en Cancún, matando a cuatro, incluyendo a un policía de 25 años. Las autoridades creen que fue un ataque relacionado con el crimen organizado, pero no dijo si estaba ligado al tiroteo dell BPM.

"Si los medios toman la balacera de Cancún y hay algún otro incidente en los próximos días, estoy seguro de que va a haber una grave afectación al turismo", dijo el dueño del hotel en Tulum. "Nosotros no sabemos si está ligado a lo que pasó (en BPM), pero ya tenemos dos cancelaciones en reservaciones para estos días", dijo.

Un empleado del mismo establecimiento añadió que la elección de un nuevo gobernador en Quintana Roo en Junio del año pasado ha llevado a una inestabilidad política y una atmósfera particularmente tensa. Las eleciones en México suelen causar rebotes en la violencia, mientras que los nuevos políticos y las autoridades tratan de establecer el nuevo gobierno. "El nuevo gobernador va tras muchas cosas que estaban ya arregladas en la previa administración", dijo el empleado del hotel. "Yo creo que todo esto es parte de eso".

La flagrante impunidad en México –el INEGI reportó que menos del 7% de los crímenes se reportan a las autoridades, debido a la poca efectividad de la policía– combinada con la falta de un sistema judicial fuerte en el país, significa que el status quo puede ser muy frágil.

Incluso en las áreas más adineradas de Tulum, el dueño del hotel dijo que los dueños de clubs no tienen otra opción más que permitir al crimen organizado hacer sus negocios, ya sea dejándolos vender drogas o pagándoles una cuota. "Porque si no lo haces", dijo,"lo que pasó en Playa del Carmen pasará de nuevo."

Continúa leyendo:

Playa del Carmen, el paraíso caribeño que domina el Cártel del Golfo

The BPM Festival ha sido cancelado

In Lak'ech: El P.L.U.R. Mexicano